¿Cómo saldrá Pedro Sánchez de esta crisis? (Crónicas confinadas, 13)

El año pasado por estas fechas comenzaba en toda España la gran evasión de la Semana Santa, pero esta vez no hay estampida por trenes, aviones y carreteras, ni campo ni playas, ni procesiones de Semana Santa, ni suenan los clarines de ‘los armados’ de la Macarena ni los tambores de Calanda.

Los españoles estamos confinados y vamos a continuar encerrados otros quince días más hasta el 26 de abril, y puede incluso que algunos días más si la crisis sanitaria se mantiene con sus altos niveles de riesgo de contagio y amenaza para la vida de los ciudadanos.

Estos son los tiempos inéditos en la historia reciente de nuestro país que nos ha tocado vivir con temor a lo que pueda ocurrir y con resignación. Y también con inquietud porque tenemos la certera impresión de que este Gobierno que tenemos no es el adecuado para abordar la doble crisis sanitaria y económica. Ni por experiencia política ni por cualificación.

Y sobre todo la casi totalidad de los ministros del Gabinete de Sánchez no tienen nivel ni preparación técnica para abordar semejante situación. Lo que en un país sensato hubiera obligado al Presidente del Gobierno a hacer una crisis de su Gabinete para incorporar ministros técnicos con experiencia y cualificación.

Pero Sánchez no se atreve e Iglesias no lo consentiría porque los primeros que tendrían que salir del Gobierno son los de Podemos, y ello tumbaría el Gobierno de Sánchez, o le obligaría a un pacto con el PP, que quizás sería lo mejor en estas circunstancias. Pero ni Sánchez quiere ni Casado se mueve.

Pero, y nunca mejor dicho, ‘la procesión va por dentro’ y con seguridad que ya son muchas las voces entre los barones y los dirigentes del PSOE que al menos en privado empiezan a considerar que la ‘gran coalición’ sería una buena solución frente a esta emergencia nacional.

Porque hay algo de lo que nadie habla en público en las altas esferas del poder y que todo el mundo está pensando. Y ese algo incluye la siguiente pregunta: ¿cómo saldrá Pedro Sánchez de esta crisis? Las opciones son: triunfador si pronto se frenan las muertes y los contagios y empieza a dar señales de recuperación de la economía; o fracasado si la crisis se alarga y prolonga hasta después del verano con un pésimo balance en muertes y en destrozos económicos.

Y ¿cómo van las apuestas? Pues de momento las cosas no se presentan bien para Sánchez, aunque todavía este pronóstico se tiene que confirmar. Habrá que esperar al mes de mayo para averiguar si la crisis se empieza a acabar o si, por el contrario, se alarga sin que se vislumbre la fecha final.