Casado y el ‘Gabinete en la sombra’ del PP

Imaginamos que Pablo Casado medita la excelente oportunidad que ahora tiene de proponer a Pedro Sánchez un Gobierno de ‘unidad nacional’ ante la crisis del coranovirus y el ‘estado de alarma’ que se acaba de decretar en España. Y, por supuesto, un Gobierno sin la presencia de Podemos en el Ejecutivo y previa ruptura de los pactos de Sánchez con PNV y ERC.

Una iniciativa sin duda audaz que Pablo Casado debería poner en marcha y ante la opinión pública aunque ya imagina que la respuesta de Sánchez será un ‘no’ como una catedral. Pero es muy posible que muchos dirigentes del PSOE, al menos en privado, sí estarían a favor de este Gobierno de ‘unidad nacional’ y del regreso de Sánchez a la senda constitucional.

Pero mientras Casado medita sobre la vigente crisis nacional y está a la espera de ver que hace Sánchez y como se bandea en esta tormenta, el líder del PP también debería mirar a Gran Bretaña e importar de ese país el modelo tradicional de actuación del primer partido de la Oposición.

No en vano en el Reino Unido el líder de la Oposición preside una especie de Consejo de Ministros opositor al del ‘premier’ de Downing Street. Los ingleses le llaman el ‘Shadow Cabinet’ (Gabinete en la sombra). Este equipo lo integran dirigentes políticos y técnicos del partido opositor y se ocupa de seguir en paralelo las actuaciones de los ministros del país para hacer una precisa y eficaz oposición.

En España este modelo de hacer oposición no existe, pero Pablo Casado haría bien en implantarlo con expertos dirigentes del PP que no deben de ser, necesariamente, los primeros gestores nacionales del PP ni portavoces del Congreso o del Senado, sino dirigentes expertos en cada departamento.

Y en un caso de crisis, como la actual del coranovirus, en ese Gabinete de Casado de deberían de integrar expertos en Sanidad, Economía, Asuntos Sociales y política internacional.

A Mariano Rajoy, cuando lideraba la Oposición al Gobierno de Zapatero, alguien le propuso una idea similar de crear un ‘Gabinete en la sombra’, al estilo de los ingleses. Pero Rajoy declinó la oferta diciendo que todo eso iba a provocar celos e intrigas en su partido y sobre todo ‘¡otra reunión más a la semana!’ Es decir que le producía una pereza infinita.

En el caso actual de Pablo Casado ese Gabinete le permitiría al líder del PP recuperar a dirigentes y ex gobernantes del partido que fueron cesados de la dirección del PP tras la purga de seguidores de Soraya S. Santamaría, lo que sin duda fue un error. Como errores fueron los nombramientos que se hicieron para ciertos cargos nacionales y regionales del PP, por ejemplo en la Comunidad de Madrid.

Sabido es que para Casado lo más urgente parece ser su deseo de sumar Cs al PP, convencido de que pronto podríamos estar ante un nuevo ciclo electoral. Pero lo del ‘Gabinete en la sombra’ lo debería probar. Aunque más importante sería que propusiera ahora ante el conjunto de los ciudadanos un Gobierno del PSOE y PP de ‘unidad nacional’.

Pero la audacia y la innovación no parecen ser cualidades que hoy adornan la política nacional.