Numancia en Anfield, el Atlético de Madrid liquida al Liverpool

Impresionante victoria del Atlético de Madrid en Anfield frente al vigente campeón de Europa, el Liverpool, con dos héroes: el portero colchonero Oblak que paró ocho disparos a gol del Liverpool; y Marcos Llórente que marcó, en la prórroga del encuentro, 2 goles, que luego redondeó Morata con un tercero. Terminando el encuentro 2-3 y la eliminatoria 2-4 para el equipo madrileño.

En Madrid, capital de los gatos, no había un alma en las calles. La orden de confinamiento familiar -por el maldito coronavirus- en las casas se cumplía a rajatabla y a pesar del buen tiempo los bares, terrazas y restaurantes están semivacíos y desolados por la ruina que se les viene encima a sus dueños.

Como consuelo al encierro voluntario un partidazo de la Champions League, el Liverpool frente al Atlético de Madrid que se llevó a Inglaterra un meritorio 1-0 en el encuentro de ida del Metropolitano.

Pero a los colchoneros les esperaba el infierno rojo en el poderoso escenario de Anfield Road, abriendo el partido con el impresionante himno de los rojos, ‘nunca caminarás solo’. Y para completar el escenario de terror, el frío, viento, lluvia y granizo.

Y una presión constante y apabullante del Liverpool sobre la portería de Jan Oblak que en el primer tiempo hizo tres paradas encomiables ante el ataque incesante del Liverpool.

Pero a la cuarta llegó la vencida con un cabezazo imparable de Wijnaldum que empataba la eliminatoria (1-1) cuando solo faltaba un minuto para llegar al descanso, como se lo decía a gritos a los suyos el Cholo Simeone para que aguantaran el empate hasta el descanso, pero no pudo ser.

Segundo tiempo, más frío y granizo, continúa la presión del Liverpool y el peligro rojo en las botas y los regates del demonio Salah. Pero Oblak vuelve a salvar al Atlético con cinco paradas asombrosas y la ayuda del larguero, mientras el Atlético resiste sin crear peligro y perdiendo balones sin cesar. Pero los atléticos resistieron al estilo heroico de Numancia y el partido acaba con eliminatoria empatada y llega a la prórroga, con los equipos exhaustos.

Y es entonces cuando empezó el verdadero y agónico espectáculo, en el enésimo contraataque rojo y en el cuarto minuto de la prórroga Firmino  en un rechace de Oblak marca el 2-0 y el drama de la derrota española parece convertirse en una dramática realidad.

Pero la felicidad y el entusiasmo en Anfield les duró bien poco porque el Atlético aprovechó un error de la defensa roja y Marcos Llorente (que salió al campo a sustituir a un Diego Costa que salió muy enfadado del campo) se escapa desde el borde del área dispara y marca el 2-1.

Un gol de oro que, en ese momento, clasifica al Atlético. Y con ese resultado los colchoneros resucitan y no solo eso, sino que en un nuevo contraataque Morata se escapa de la defensa roja, pasa el balón a Marcos Llorente y éste vuelve a marcar provocando un silencio estremecedor en Anfield y la euforia de los casi 3.000 aficionados atléticos que asistieron al partido.

El ruido de Anfield se apaga y en las casas madrileñas se grita ‘goool’ y se festeja la heróica resistencia atlética y su portentosa reacción. La que luego culmina Morata (que sustituyó a Joao Felix en la prórroga) con un tercer gol que puso punto final al encuentro.

Como decía Camilo José Cela ‘el que resiste gana’. Y así fue y así lo planteó el Cholo Simeone con su defensa numantina y su providencial cambio de Costa por Marcos Llorente, el ex jugador del Real Madrid al que nunca debió dejar que se marchara Zinedine Zidane. Y el que ayer, con Oblak, compartió la gloria de una victoria asombrosa que en la historia del Atlético de Madrid escrita ya está.