Pablo Casado debe dar un paso al frente

Ahora, demasiado tarde, va a conocer Pablo Casado el verdadero alcance de su gran error por haber propuesto a la incapaz Isabel Díaz Ayuso, como presidenta de la Comunidad de Madrid. Porque este desastre que es Ayuso no está en condiciones de abordar la crisis sanitaria de coronavirus que se cierne sobre Madrid ni el impacto económico y social que todo ello está teniendo en esta Comunidad.

Casado nombró a Ayuso para que nadie le hiciera sombra desde Madrid en el liderazgo del PP, pero sus disparates acumulados anuncian que ella y su Gobierno autonómico no van a estar a la altura de la situación.

Tampoco el Gobierno de Sánchez, roto en su interior y desconcertado con la crisis sanitaria y económica, está en el nivel de eficacia y competencia que de él se debería de esperar ante lo que se está anunciando como una crisis de emergencia e impacto nacional.

Y si todo esto es así y se confirma, hora de que Pablo Casado dé un paso al frente y proponga a Pedro Sánchez un pacto de Estado y de Gobierno nacional y constitucional para abordar la situación, lo que sin lugar a dudas le obligaría a Sánchez a romper con UP y ERC.

Es el momento para que Pablo Casado, como líder del PP y de la Oposición, tome la iniciativa incluso a sabiendas que Sánchez lo va a rechazar. Pero los españoles sabrán entonces cuál ha sido la propuesta del PP y la negativa del PSOE.

Y también lo sabrán muchos gobernantes autonómicos y locales del PSOE que empiezan a estar asombrados y escandalizados de las chapuzas de los ministros de Podemos y de la tensión nacional que genera la negociación de Sánchez con los independentistas de Junqueras y Puigdemont, que además están a punto de dar otra vuelta de tuerca a la imposible Mesa de Diálogo.

Lo que no puede hacer Sánchez es pedir la ayuda del PP mientras sigue destruyendo la cohesión nacional e institucional del Estado. O ¿acaso cree Sánchez que Junqueras y Puigdemont le darán una tregua y que Iglesias renunciará a sus postulados soberanistas y a la reforma laboral y a unos Presupuestos deficitarios?

Casado debió de haber hecho una oferta constitucional a Sánchez en la noche electoral del 10-N como alternativa al pacto con Podemos aunque estaba claro que habría sido rechazada por el líder del PSOE. Pero ahora y con mayor motivo Casado tiene una segunda oportunidad y por ello debe dar un paso al frente para que Sánchez se tenga que pronunciar.