Crisis en Atresmedia y malestar con Ferreras

En el informativo matinal de Antena 3 TV se calificó ayer a Cayetana Álvarez de Toledo, la portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, como la ‘marquesa ultra’. Un insulto que se suma a los proferidos el martes por el presentador del programa de La Sexta TV ‘Al Rojo Vivo’ Antonio Ferreras que tildó de ‘experta manipuladora’ a la portavoz del PP, y la presentadora de ‘Más vale tarde’ Mamen Mendizábal que calificó de ‘descerebrada’ a Cayetana.

Y todo ello porque la portavoz parlamentaria del PP dijo ese martes, en el programa de Carlos Alsina de Onda Cero Radio, algo que saben todos y que callan en el Grupo Atresmedia como que ‘La Sexta TV está erosionando el sistema democrático’ español y que ‘las élites responsables’ del Grupo editorial (Atresmedia) hacen negocio con todo ello.

Lo que es una verdad como un templo que Ferreras y La Sexta TV, huyendo de esa verdad que conoce más de media España, han pretendido convertir en un ataque de la portavoz del PP a la libertad de expresión. La libertad que ellos, con insultos personales incluidos, le niegan a la portavoz del PP.

El incidente no es menor porque Cayetana ha puesto el dedo en la llaga del Grupo Atresmedia donde, desde hace tiempo se vive una crisis larvada de liderazgo, cohesión accionarial y de la audiencia y la marcha y la valoración bursátil del negocio (superado por Mediaset).

Y sobre todo de ‘influencia’ porque en este apartado Antonio Ferreras se ha hecho con el poder del Grupo, que no es suyo, controlando los contenidos informativos y editoriales de La Sexta TV. Como si la Cadena fuera suya y favoreciendo a Podemos y a los soberanistas y los golpistas catalanes (a los que se trata como estadistas) y, últimamente, también al ‘sanchismo’ frente a los partidos y los valores democráticos del constitucionalismo español.

El aldabonazo de Cayetana ha reabierto la crisis y el debate interno en el Grupo editorial Atresmedia donde destacados accionistas comparten la crítica de la portavoz del PP. Pero estas ‘élites’ se consuelan con el negocio que les genera el populismo izquierdista de La Sexta TV, aunque el deterioro del sistema democrático español esté de por medio. Lo que a Ferreras y a su clan (Jaume Roures ahí incluido) les importa un pimiento.

En las últimas horas la dirección del Grupo Atresmedia ya ha criticado el último de los insultos de Antena 3 TV a Cayetana (‘marquesa ultra’) y todo apunta a que Ferreras va a salir bastante tocado en este incidente donde perdió los modales y los nervios y jaleó a sus compañeros y tertulianos, a los que tiene a sueldo, para atacar y denigrar a la portavoz del PP en aras de la defensa de la libertad de expresión (la que denigra Pablo Iglesias, el amigo de Ferreras) y de la que los programas de La Sexta TV distan mucho de ser algo ejemplar.

¿Quién manda y maneja la influencia política y económica que se desprende del Grupo Atresmedia? Puede que varios y nadie en concreto. Y, por lo que se ve, relativizando con altas dosis de temeridad la seria crisis institucional, democrática y constitucional por la que atraviesa España.

Un río vertiginoso y revuelto donde algunos hacen negocios varios y en el que, como le dijo Pep Guardiola a José Mourinho ‘el puto amo’ es Ferreras. Aunque a partir de ahora las cosas de su omnímodo poder no le serán tan fáciles ni todo seguirá igual.