El Madrid en riesgo ante el City

Este Real Madrid no funciona, no tiene gol, está viejo y juega a rachas y sin una efectiva continuidad. Y con esos mimbres poco puede hacer Zidane quien tampoco está a la altura de las circunstancias y que puede caerse de la Champions League en estos octavos de final frente al Manchester City.

El que ayer en el Bernabéu mandó, jugó y ganó (1-2). Con lo que el equipo de Pep Guardiola tiene muy a su favor la eliminatoria, salvo remontada del Real Madrid en Manchester (y sin Sergio Ramos expulsado con tarjeta roja), lo que parece difícil de imaginar.

Intenso y apasionante partido de la Champions League el de ayer entre el Real Madrid y el Manchester City. Dos grandes equipos con dos grandes entrenadores, que se inició con flores de Guardiola (sin el lacito amarillo en el Bernabéu) diciendo que el Real Madrid es el mejor equipo de Champions, y flores de Zidane para Guardiola al que calificó como el mejor entrenador del mundo, y acertó.

Y ambos entrenadores con tácticas muy parecidas de presión ‘arriba’ del equipo contrario, búsqueda de la posesión del balón y poderosos ataques a la contra que en el primer tiempo le ofrecieron dos oportunidades de gol al City, una de ellas con paradón de Courtois, y una al Madrid, con resbalón de Vinicius en la boca de gol.

El segundo tiempo se convirtió en la hora de la verdad. El City salió muy fuerte y presionando él área blanca, pero un contraataque de Vinicius en el minuto 20 y un gran remate de Isco les abrió el marcador y los blancos se crecieron y creyeron en su leyenda de magia en la Champions. Pero esa ilusión no se correspondía con lo que estaba ocurriendo en el campo.

Con el control del City y sus ataques muy peligrosos y por oleadas y al final llegó el gol del empate en un remate de cabeza de Gabriel, previo leve y muy discutido empujón a Ramos, pero finalmente fue gol.

Luego medio se lesionó Vinicius -el único rompedor de la zaga del City- y entró Bale que es un pasmarote, como lo fue Benzemá que no hizo nada digno de señalar en el partido, salvo pasearse y esperar. Los dos Bale y Benzema deberían de dar paso a otros delanteros sobre todo ahora que continúan las lesiones de Hazard.

Luego llegó el claro penalti de Carvajal a Sterling en el área blanca que convirtió en gol el poderoso De Bruyne. Y si no llegó el tercer gol del City fue porque Courtois tuvo un excelente día y consiguió que no empeorara más el marcador.

Queda, claro está, el partido de vuelta en Manchester y el Real Madrid lo va a pelear. Pero Guardiola conoce muy bien a los blancos (ayer marcó muy bien a Ramos para que no saliera del área con el control del balón) y tendrá la ventaja lograda en el Bernabéu y el ambiente de su estadio a su favor.