Riesgo de pandemia

El mundo en el que vivimos está lleno de problemas sociales, climáticos y ahora sanitarios con la alarma lanzada a los cuatro vientos por la OMS (la Organización Mundial de la Salud) que acaba de advertir del riesgo de una ‘pandemia’ por la rápida y de difícil control sanitario expansión en todo el mundo de ‘coronavirus’ aparecido en China.

Tras este anuncio, los mercados internacionales han reaccionado a la baja, el precio del petróleo ha caído en picado y en nuestro entorno europeo (de la UE) se han producido importantes señales de alarma. Como el cierre de la frontera de Austria con Italia, ante el temor austríaco de que el virus llegue a su país desde la Lombardía italiana donde ya han muerto 7 personas y no deja de crecer el número de afectados que supera las 230 personas.

Desde la Unión Europea se pide prudencia y respuestas proporcionadas y no radicales ante el riesgo de contagio y causó cierto estupor la posibilidad de que el primer ministro esloveno, Peter Pellegrini, que ha sido internado en una clínica con fiebre y problemas respiratorios, pudiera está afectado por el virus chino.

Lo que afortunadamente ha sido desmentido. De lo contrario la mayoría de jefes de Estado y de Gobierno de la UE -que se reunieron con Pellegrini en los pasados días en el Consejo Europeo- debían de quedar en cuarentena, lo que habría tenido un impacto mediático mundial.

De momento la pandemia no existe como tal, pero si crece a mucha más velocidad que el virus el miedo al contagio. Lo que sin duda crea muchos problemas y afecta de manera especial a la actividad económica de países como China. Y ahora también a Italia donde las autoridades temen una caída en picado del turismo que es una primerísima industria del país.

En España, de momento, la situación está tranquila y bastante controlada y el Gobierno está alerta y se va a reunir con los responsables de Sanidad de las Comunidades Autónomas en prevención de cualquier señal de alarma.

Pero es en la OMS el lugar desde donde se debería promover la respuesta a esta crisis empezando por la puesta en marcha de urgentes investigaciones para tratar de encontrar un remedio o la vacuna que frene de golpe tan grave situación que todavía no sabemos hasta donde puede llegar.