Los de Podemos son los ‘Parásitos’ del PSOE

Mire usted por dónde, el gran triunfo en los Oscar de la película surcoreana ‘Parásitos’, del director Bong Joo-ho, sirve a los españoles como alegoría o como posible anticipo de lo que puede ocurrir en la política española con el Gobierno de coalición del PSOE con Podemos, siendo por supuesto los de Pablo Iglesias quienes ocupen el papel de los ‘parásitos’.

No en vano la película plantea una versión original de la lucha de clases, o de familia rica y familia pobre en Corea del Sur. Donde una modesta familia que vive en un submundo de penuria consigue colocar a uno de sus hijos de profesor de inglés particular en casa de una adinerada familia.

Y, a partir de ahí y sin desvelar que son de la misma familia, el joven tras eliminar a otros empleados de la casa rica va colocando allí a todos sus familiares. Los que se quieren quedar con todo pero son descubiertos y acaban a palos con los ricos y destruyendo la gran mansión familiar.

Una tragicomedia de intriga y con geniales golpes de humor que da mucho que pesar si lo aplicamos al pacto PSOE-UP. Primero es Iglesias el que se ha colado en La Moncloa (la mansión de las casta’) y, una vez dentro y como vicepresidente, luego coloca en el Gobierno a su pareja Irene Montero, al comunista Alberto Garzón de IU y a otros podemitas, en cuatro ministerios, sin apenas competencias, y en un sin fin de altos cargos y asesorías varias.

Los ‘parásitos’ (y ‘parásitas’, por supuesto) de Unidas Podemos al principio actúan y se comportan con muchísimo disimulo para que Pedro Sánchez no desconfíe ni descubra cuáles son los planes y las verdaderas intenciones de Iglesias. Que no son otras que echar a Sánchez del poder y quedarse él con el Palacio de La Moncloa y control de la izquierda a la primera oportunidad que se les presente.

Lo que, una vez descubierto por Sánchez, generará una guerra cainita entre los socios del Gobierno que acabará destruyendo todo, y con la izquierda fuera del poder.

Pero, como dice el refrán, en todas partes cuecen habas. Y en la derecha y más concretamente en el PP también hay ‘parásitos’ que son todos esos ex altos cargos de los pasados gobiernos de José María Aznar. Los que el ex presidente del Gobierno y del PP ya está colocando en la Comunidad de Madrid y en la dirección nacional del PP para, con su mando a distancia, ser él quien acaba teniendo las riendas y todo el poder del PP.

En el soberanismo catalán Junqueras y Puigdemont son los parásitos que se retro alimentan el uno al otro y están enfrentados a muerte mientras disputan el control del poder catalán.

Pero ambos y sus seguidores acabarán mal y destrozándose los unos a los otros, como ocurre en la película de Bong Joo-ho. La que a fin de cuentas nos actualiza, en un típico escenario de Corea del Sur, algo que hemos visto decenas de veces en el cine americano entre familias ricas y pobres. Pero esta vez con un buen guión, excelentes actores y un magnífico director.