Aterrizaje forzoso y feliz en Madrid

En este país no ganamos para disgustos ni para emociones fuertes como la vivida ayer tarde en el aeropuerto de Adolfo Suárez de Madrid donde un Boeing 767-300 de la compañía Air Canada aterrizó de emergencia y con éxito tras haber sufrido una avería en una de 12 ruedas nada más despegar, a primeras horas de la tarde, desde Madrid con destino a Toronto.

Y con 138 pasajeros a bordo, los que en la compañía de la tripulación del aparato, se encuentran afortunadamente sanos y salvos.

El avión de Air Canadá nada más detectar la avería regresó de inmediato a Madrid, después de haber consumido y vaciado durante más de tres horas la mayor parte de su combustible facilitando el feliz aterrizaje de emergencia.

Sin duda una acción muy bien llevada a cabo por los pilotos del avión, con la colaboración de un caza F-18 del Ejército español, que acompañó durante un tiempo al Boeing canadiense para analizar desde él aire visualmente el alcance de los desperfectos causados en el tren de aterrizaje del aparato y también en uno de sus motores.

Y todo ello en coordinación con las autoridades españolas y los primeros responsables del aeropuerto madrileño durante las más de tres horas que duró la maniobra que ha tenido en vilo a millones de ciudadanos españoles y canadienses.

Los que han podido seguir por televisión y las Redes Sociales el desenlace de esta tensa, larga y emotiva crisis. La que entre otras cosas demuestra la pericia de los pilotos canadienses y los elementos de seguridad del avión.

Para colmo de desgracias y antes de la crisis del avión de Air Canada en el aeropuerto de Madrid se produjo otro incidente por la presencia de drones privados en las inmediaciones del aeropuerto lo que está terminantemente prohibido.

Y lo que ha tenido que ser controlado, y esperamos que sancionado, por las autoridades españolas, tras haber provocado el desvío de unos 30 vuelos comerciales a otros aeropuertos cercanos a Madrid como el de Valladolid.

Naturalmente el susto que se han llevado los pasajeros de éste para ellos inolvidable vuelo de Air Canada ha sido tan grande como el alivio que han tenido tras el aterrizaje feliz para ellos, sus amigos y familiares y también para el conjunto de nuestro país.