Sánchez debe pronunciarse sobre el Brexit

El culebrón catalán lo inunda todo en este país que está a muy pocas horas del inicio de la salida del Reino Unido de la UE, y mientras en Europa están encendidas las alarmas en España parece como si tan importante evento no mereciera la máxima atención del Gobierno de Pedro Sánchez.

El que además ha incorporado a la cartera de Exteriores a Arancha González Laya, una neófita que desconoce la política exterior española y que se ha estrenado con el veto a Juan Guaidó en La Moncloa.

Y con la acogida y con las mentiras del ministro José Luis Ábalos sobre su entrevista en el aeropuerto de Madrid con Celsy Rodríguez, la vicepresidenta de Nicolás Maduro que tiene prohibido entrar en el territorio europeo incluso ‘en tránsito’ hacia otro país.

Lo que confirma la deriva bolivariana de la diplomacia española en América Latina, que pone en peligro la Cumbre Iberoamericana de Andorra de este año, mientras la ministra borraba a Iberoamérica del alto organigrama de su Departamento, lo que ha tenido que rectificar.

Hay miles de españoles residentes en Gran Bretaña que están inquietos por su situación de residentes en ese país a corto y medio plazo. Y hay también miles de ingleses -muchos de ellos jubilados- que residen en España. Y a no olvidar los miles de turistas británicos que todos los años visitan nuestro país y que a partir de ahora ya no lo harán como ciudadanos de la UE.

Como miles son los trabajadores de la industria pesquera española que temen ser desalojados de los caladeros ingleses donde pescan desde hace muchos años. Y miles, también, son los trabajadores de La Línea que temen por su situación laboral en Gibraltar, tras la salida del Peñón del ámbito de la UE que se confirmará este viernes.

Todo esto y mucho más debería de haber sido objeto de una declaración oficial del Gobierno español y del Presidente Sánchez sobre la Europa que que inicia una nueva etapa tras la salida del Reino Unido y sobre el impacto del Brexit en España.

Porque estamos en un momento histórico para el presente y el futuro de la UE, a la que pertenece España, que incluye importantes incertidumbres y riesgos de los que habría que informar al pueblo español.