El CIS de Tezanos deja mal al PSOE

Visto el último sondeo electoral del CIS de Tezanos que le anunciaba a Pedro Sánchez, antes de las pasadas elecciones generales del 10-N, la bonita cifra de 150 diputados que luego se quedaron en 120, se puede afirmar con escaso margen de error que la última encuesta del CIS de este mes de enero es muy mala para el PSOE que probablemente ya estaría empatado con el PP o por debajo del partido que lidera Pablo Casado.

De manera que eso de anunciar el CIS que, en caso de repetición electoral (por tercera vez) llegaríamos al mismo resultado que se produjo el 10-N es una mentira como una casa.

Y nos sorprende que Sánchez haya avalado la permanencia de Tezanos al frente del CIS porque fueron sus predicciones clandestinas del mes de julio de 2019 las que llevaron a Sánchez al enorme error de no rematar el pacto de coalición que tenía con Podemos y ERC en la votación del 25 de julio en el Congreso de los Diputados.

Un pacto, el de finales de Julio, que dejaba a Pablo Iglesias fuera de dicho gobierno de coalición (porque a Sánchez le quitaba el sueño) y además no le obligaba al PSOE a ningún tipo de concesiones a ERC que en ese momento -en el que no se conocía la sentencia del Tribunal Supremo sobre el golpe de Estado catalán- ofrecieron a Sánchez su abstención gratis total.

Mientras que en la investidura del pasado 7 de enero Sánchez ha tenido que pagar un precio muy alto: nombrando a Iglesias Vicepresidente y cediendo a ERC (y a Bildu) ‘el oro y el Moro’ para resultar elegido presidente.

Pero a Tezanos lo protege Redondo que es ahora persona muy influyente, y por eso el pájaro pinto del CIS, les acaba de regalar una encuesta en la que se dice que si hubiera repetición electoral todo se quedaría igual. Lo que no se cree nadie porque el cabreo nacional con unas terceras elecciones y los pactos de Sánchez con los nacionalistas y Podemos harían perder al PSOE muchos votos y escaños.

O sea, cambio de cromos en Moncloa, Sánchez permite que siga Tezanos y el director del CIS le regala un sondeo de enero que es imposible de creer (ni siquiera en el PSOE) porque en el actual momento político español la tensión ha vuelto a la sociedad. Y si hay terceras elecciones pues con más razón, lo que demuestra -como se vio en su encuesta de antes del 10-N- que Tezanos no dice la verdad.