Revilla traiciona a España

Este personaje tan aficionado al circo populista que es el presidente de Cantabria Miguel Ángel Revilla parece dispuesto a apoyar la investidura de Pedro Sánchez en compañía de Podemos y ERC a cambio de unos decretos para la licitación de tramos del AVE a Cantabria.

Y lo hará a sabiendas que los pactos de investidura de Sanchez con Pablo Iglesias y Oriol Junqueras ponen en jaque la unidad de España, la legalidad y la Constitución.

Pactos que de confirmarse constituirán un acto de traición a España y al conjunto de los españoles por parte de Revilla, quien a la vez y con el voto de su diputado en el Congreso arrastrará a sus votantes, su partido y la Comunidad Autónoma de Cantabria, convirtiendo a todos ellos en cómplices de semejante decisión.

Con el cinismo y descaro que le caracteriza dice Revilla que estudiará el documento del pacto del PSOE con ERC antes de tomar una decisión, que en realidad parece adoptada. Como si Revilla no supiera quienes son Iglesias y Junqueras (el preso condenado por sedición y malversación), lo que buscan y lo que representan.

Dando por hecho Revilla que el texto de pacto con el infamante lenguaje soberanista (‘conflicto político, seguridad jurídica, mesa de Gobiernos, etcétera) donde subyacen los indultos de Sánchez a los condenados en el Tribunal Supremo, incluirá suficiente ambigüedad para que Revilla se lave, como Pilatos, las manos de su responsabilidad y acepte gustoso el plato de las lentejas del AVE a Cantabria en pago de su traición a España.

Ocurre que el voto de Cantabria podría ser decisivo y en ese caso la responsabilidad de Revilla será todavía mayor. Aunque en caso de que el cántabro rectificara en defensa de España su posicionamiento inicial que es favorable a Sánchez, estamos seguros que los separatistas vascos y catalanes (los ahora compañeros de viaje de Revilla) aportarán más votos en el Congreso procedentes de Bildu y la CUP para culminar el golpe de mano de Sánchez.

Y su rumbo hacia un cambio de régimen (republicano) en España en el que según el jefe del PSC Miquel Iceta España se convertirá en un Estado plurinacional federal o confederal, en el que la Comunidad de Cantabria quedará integrada en Castilla y León.

Pues bien esto es lo que quiere y busca Miguel Ángel Revilla con su temeraria posición de apoyo a Sánchez y a sus socios Iglesias y Junqueras que nos quieren gobernar. Despreciando Revilla la pasión española de Cantabria, su Historia y el sentir de su población.