La semana catalana judicial

Como ya han pedido la luna y Sánchez no ha descartado que se la pueda dar, esos pequeños intrigantes de ERC (Rufián y Aragonés), que recorren muy ufanos los salones del poder de España porque el ogro Junqueras tiene escondida en su jaula la llave de la investidura, ahora han añadido en su carta a Papa Noel el que el Gobierno de España renuncie desde ahora a la aplicación de la Justicia en Cataluña.

Porque según estos gnomos del cuento del ‘procés’ todo lo que sea aplicar la Ley en territorio catalán será considerado ‘represión’ por parte de España.

Naturalmente, en el Palacio de La Moncloa todas estas quejas y reproches les parecen asuntos de poca monta, pero los días pasan y el presidente en funciones Pedro Sánchez se impacienta como un novio al pie del altar a la espera de la novia, porque ERC no acaba de darle el ‘sí quiero’ para la tan esperada investidura nupcial.

Pero, hete aquí, que todavía están pendientes otros trámites legales de los tribunales europeos y españoles que afectan al meollo de la negociación, y que se espera que concluyan esta semana que ahora comienza.

Y para empezar tenemos en Bruselas este lunes 16 la vista de la euroorden de extradición de Carles Puigdemont. El jueves 19 la Corte de Luxemburgo de la UE se pronunciará sobre la pretendida euro inmunidad parlamentaria de Junqueras y Puigdemont.

Decisión a la que esperará el tribunal de Bélgica, antes de dictar sentencia, porque si la Corte Europea concede la inmunidad a Puigdemont en ese caso la euroorden decaerá.

Y a lo largo de esta semana también se conocerá la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña -que se espera condenatoria por confesión del reo- sobre flagrante delito de desobediencia a la Junta Electoral Central del president Quim Torra durante las pasadas elecciones. Lo que acarreará a Torra la condena y pena de inhabilitación política. Sentencia que Torra va a recurrir al Tribunal Supremo donde a buen seguro la sentencia condenatoria se confirmará.

Entre una y otra cosa, los gnomos secesionistas infiltrados en los salones del poder, asistirán en el palco del Camp Nou y entre gritos y pancartas contra España, a la celebración de ‘el clásico’ partido de fútbol de la Liga Española entre el Barcelona y el Real Madrid. Y ello, claro está, si el evento no se suspende por causa de algún grave incidente como los que anuncia el soberanismo de corte radical, los de Tsunami y los CDR que son la guardia pretoriana de Torra. Y cuyo presunto comando terrorista ahora también está pendiente del recurso para que un tribunal les conceda libertad provisional.

Estamos pues ante una especial semana catalana y judicial. La que, por otra parte, podría complicar o facilitar la negociación del PSOE con ERC. Algo que sin duda divierte a los enanos infiltrados en los salones del poder y que en La Moncloa a más de uno les pone los pelos de punta de solo pensar que si se hunde el tinglado de la farsa habrá una tercera repetición electoral.