La Cumbre del Clima beneficia a España

El ofrecimiento que Pedro Sánchez hizo a Chile para convertir España en la sede oficial de la Cumbre del Clima de las Naciones Unidas COP25, tras las revueltas sociales chilenas, tuvo una motivación electoral, pero si todo sigue cómo va, y va bien, esta cita será un éxito importante para Pedro Sánchez y para la imagen de España.

La que se ha visto muy deteriorada en los últimos meses por la violencia del soberanismo catalán y el bloqueo político del país. Las cuestiones que en el último año han marcado la vida pública española y han llenado portadas de los medios de comunicación españoles e internacionales.

Ahora sin embargo la Cumbre del Clima de Madrid lo llena todo y lo tapa casi todo por más que los problemas de estabilidad política y del desafío catalán sigan vigentes y a la espera de nuevos episodios. Como lo serán la investidura de Pedro Sánchez, si el PSOE logra un acuerdo con ERC, y la formación del nuevo Gobierno de coalición si los soberanistas catalanes finalmente se abstienen.

Entretanto, en nuestro entorno europeo e internacional tenemos también asuntos de gran calado como las revueltas sociales en varios pases de Latinoamérica y más cerca de nuestras fronteras la cumbre de la OTAN de Londres que hoy abrirá una gran debate sobre el futuro inmediato de la Alianza Atlántica.

Y a no perder de vista las elecciones generales del Reino Unido del día 12 porque si en ellas Boris Johnson logra la mayoría que le otorgan los ahora sondeos, a finales del mes de enero se pondrá por fin en marcha el Brexit y el Reino Unido abandonará la Unión Europea.

Si añadimos las fiestas españolas de estos días, la Lotería del Gordo de Navidad, la Nochebuena, el discurso del Rey Felipe VI de Navidad, el fin de año y los Reyes Magos, los problemas españoles quedarán aplazados hasta mediados o finales de enero y el debate político perderá ímpetu y tensión, lo que no nos vendrá nada mal.

Y atrás quedarán, casi en el olvido, la violencia soberanista catalana del otoño, la sentencia del Tribunal Supremo sobre el golpe catalán de 2017, la exhumación de Franco, las elecciones generales del 10 de Noviembre y la sentencia de los ERES de Andalucía.

En suma un otoño crispado y tenso que esperamos que sea superado por una zona de mayor entendimiento y estabilidad en el arranque del año 2020, una vez que se acabe lo que queda del presente 2019. En el que la Cumbre del Clima de Madrid ha constituido un remanso de paz política y un exitoso impasse para la imagen y reputación de España, lo que nos viene muy bien y nos beneficiará.