El Banco Nacional de las Islas Caimán al descubierto

La noticia de que han sido jaqueadas las cuentas del Banco Nacional de las Islas Caimán, un famoso paraíso fiscal que aparece en varios sumarios de la corrupción española y donde podrían estar ocultas miles de sociedades opacas y fortunas de importantes de personajes de la vida pública española abre una nueva puerta a la investigación del fraude fiscal y del blanqueo de capitales en España, y por supuesto de otros muchos países del mundo.

Los hackers del Banco Nacional de las Islas Caimán ya han comenzado a publicar un listado de cientos sociedades que tenían cuentas en el Banco y aseguran haber localizado hasta un total de 3.800 Compañías opacas.

Ya dieron mucho juego en la corrupción política y la alta sociedad española los llamados ‘Papeles de Panamá’ que en mayo de 2016 dejaron al desnudo millones de sociedades opacas.

Lo que en España provocó la dimisión del entonces ex ministro de Industria José Manuel Soria. Sociedades opacas en Panamá que pudieron estar en el origen de la forzada dimisión de Rodrigo Rato del cargo de Director del FMI. Asimismo en la lista de los famosos con sociedades opacas panameñas figuraban los nombres de Pedro Almodóvar, Imanol Arias, Tita Cervera, Pilar de Borbón, Carmen Lomana y Oleguer Pujol.

También fueron importantes las revelaciones, años atrás, de la llamada ‘Lista Falciani’ del Banco HSBC, donde también aparecieron algunos españoles y sobre todo defraudadores franceses.

De manera que vamos a ver qué sorpresas nos depara el nuevo listado de las cuentas y sociedades opacas del Banco Nacional de las Islas Caimán donde a buen seguro también aparecerán personajes y organizaciones del ámbito de los narcotraficantes y de otras organizaciones criminales.

Y hora es que las autoridades de la Unión Europea se tomen en serio esta situación y prohíban de manera tajante en el territorio de la UE cualquier tipo de relación financiera o societaria con los paraísos fiscales que hoy días son plataformas importantes de fraude fiscal. Y que incluso suelen utilizarse por los gobiernos de algunos países para el pago de comisiones ilegales en las venta de armas y por los servicios del espionaje internacional.