Los señores de la sentencia de los ERE

En Sevilla ‘El Señor de la Sentencia’ es uno de los pasos más venerados de la Semana Santa, sobre todo porque acompaña a la Virgen Macarena con su escolta de guardia pretoriana de vistosos romanos con plumeros -‘los armaos de la Macarena’- en su estación de penitencia en la ‘madrugá’ del Viernes Santo sevillano.

Pero a quienes hoy espera una intensa ‘estación de penitencia’ va a ser los 21 procesados y ya juzgados por el caso de los ERE fraudulentos de la Junta de Andalucía ocurridos en los años comprendidos entre el 2.000 y 2.009, cuando ocuparon la presidencia de la Junta de Andalucía los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán y en los que, como por arte de magia, se esfumaron 680 millones de euros.

Chaves y Griñán también fueron presidentes del PSOE y ex ministros de Trabajo en los gobiernos de Felipe González. A Chaves la Fiscalía le imputa el delito de prevaricación y a Griñán el de prevaricación y malversación.

Y a ellos les siguen como notorios procesados el todopoderoso Gaspar Zarrías y la soberbia exministra de Fomento Magdalena Álvarez (‘antes partía que doblá’) a los que les imputan sendos delitos de prevaricación.

En aquellos años se esfumaron por malas prácticas o falta de vigilancia muchos cientos de millones de euros que debieron destinarse a paliar el paro en Andalucía. De entre 680 millones de euros y los 850 millones de euros, según las distintas fuentes.

Y algunos millones fueron a parar a los bolsillos de unos listos, como el tal Francisco Javier Guerrero, que se los gastaron en juergas de alto nivel tras cobrar sus pertinentes comisiones por desvío de fondos públicos a ciertas empresas de amigos o parientes que no los merecían.

Sabemos, por supuesto, que Chaves y Griñán y otros procesados no se enriquecieron personalmente en estas operaciones ilícitas que permitieron por, acción u omisión, y que no investigaron ni denunciaron cuando se tuvo conocimiento de tan graves irregularidades.

La sentencia de los ERE llega premeditadamente tarde, para no dañar la pasada campaña electoral de Pedro Sánchez. El juicio quedó visto para sentencia a mediados del mes de diciembre de 2018 y esta se hará pública con casi un año de retraso, por culpa de una juez con una sospechosa mala salud que ha sido investigada por el Poder Judicial.

Pero ahora, por fin, vamos a conocer la sentencia de los ERES que se hará pública en la Audiencia de Sevilla y que esperemos que no sea absolutoria porque los delitos son demasiado graves como para que queden impunes.

De manera que atentos habrá que estar a la lectura de la sentencia, que seguramente será recurrida por quienes resulten condenados para ganar con ello unos cuantos años más de impunidad.