De Halloween a Trump pasando por Kennedy

Mal ha comenzado en USA la fiesta nacional del día de los difuntos, su Halloween, en el que el presidente Trump y su esposa Melania le han gastado una broma de mal gusto a un pequeño que acudió disfrazado de Minion a La Casa Blanca para recibir caramelos y chocolates de la pareja presidencial.

Los que le pusieron al chico los dulces sobre la cabeza del disfraz tras decir el pequeño las mágica palabras de ‘truco o trato’ habituales en este especial y macabro carnaval de EE,UU. donde los mayores se disfrazan de zombis y los niños son los principales protagonistas.

Pues a Trump el ‘truco o trato’ que le ha planteado el Congreso de EE.UU. le ha salido bastante mal, porque la Cámara de Representantes aprobó ayer abrir de una manera oficial el procedimiento del ‘impeachment’ con el que el Congreso podría destituir a Donald Trump como Presidente de los Estados Unidos por presuntas y graves ilegalidades en los procesos electorales.

En primer lugar, con el Rusiagate sobre la presunta intervención de Rusia a favor de Trump en las elecciones presidenciales de 2016. Y recientemente por presionar al presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski -otro payaso, y este además profesional- para que investigue en su país los negocios del hijo ex vicepresidente Joe Biden, con el objetivo de desprestigiar al más notorio candidato demócrata para los comicios presidenciales de 2020.

Un turbio asunto este de Ucrania que nuestro añorado Pepe Oneto puso de relieve el pasado 29 de septiembre cuando en su último artículo publicado en Republica.com dijo que ésta podía ser la gota que hiciera rebosar el vaso de Trump, lo que empieza a ocurrir.

Parece claro que en La Casa Blanca pasan cosas muy extrañas y puede que allí habiten fantasmas, vistos los incidentes que ocurren en dicha mansión presidencial y especialmente en su despacho oval. Y si no que se repase lo ocurrido con Nixon, Clinton o incluso con Kennedy.

Un mítico personaje este último J. F. Kennedy, asesinado en Dallas, sobre el que no cesan de aparecer testimonios sobre su compulsiva vida sexual y su fama de depredador de actrices del cine de Hollywood a cuya lista, que encabeza Marilyn Monroe se acaba de añadir ahora el nombre de la dulce Audrey Hepburn.

Lo que podría llevarnos a una nueva película y versión sobre el verdadero móvil del asesinato de J. F. Kennedy. Sobre todo si un guionista se atreve a especular con la posibilidad de que el presunto criminal Lee Harvey Oswald no estaba al servicio de la URSS, Cuba ó de la Mafia, como se dijo.

Sino que podría haber sido un sicario contratado por un ‘club’ de maridos cornudos y despechados de famosas y bellas estrellas de Hollywood a las que Kennedy acosó y conquistó.

En todo caso parece claro que en La Casa Blanca hay fantasmas y en esta presidencia uno muy gordo, rubio, despeinado y provocador que se infla a comer en la cama de su dormitorio individual hamburguesas con Coca Cola, mientras tuitea sin parar y juega con el mando a distancia de su televisor.