La momia de Franco entra en campaña electoral

Cuando todavía quedan rescoldos de los fuegos que incendiaron Barcelona en la respuesta violenta del soberanismo radical a la sentencia del Tribunal Supremo sobre el fallido golpe catalán del otoño de 2027, el Gobierno de Pedro Sánchez se dispone a activar el traslado de la momia de Franco de la Basílica Del Valle de los Caídos al cementerio de Mingorrubio en el pueblo madrileño de El Pardo.

Se trata de cumplir la decisión del Gobierno de acabar con el mausoleo del dictador, aprobada por el Parlamento y ratificada por el Tribunal Supremo. Un traslado que se espera inmediato y en helicóptero una vez que se abra la tumba de Franco en la Basílica.

El lugar a donde acaban de llegar los técnicos y la grúa con la que se levantará la pesada lápida de 1.500 hilos y se izará el féretro para iniciar el traslado al panteón de Mingorrubio, donde está enterrada Carmen Polo, la esposa del dictador, y preparada la nueva tumba de Franco.

Con este traslado de la momia de Franco se pone fin a su público mausoleo pero además el Gobierno de Sánchez, que se ha visto muy afectado por los graves incidentes de Cataluña, espera recuperar la iniciativa electoral.

Y todo ello en un momento en el que el PSOE registra una caída en sus expectativas de voto que iguala o rebaja los resultados que obtuvo el 28 de abril con 123 escaños, mientras el PP mejora se recuperación y se acerca a los 100 escaños, partiendo de los 66 que logró el 28-A.

Asimismo, los últimos sondeos parecen frenar la caída de Cs gracias a la crisis catalana como también se frena el impulso inicial de Errejón y de su partido Más Madrid, mientras Vox sube y Podemos baja.

Falta sin embargo por cuantificar el posible impacto negativo que podría afectar al PSOE por la decisión de Pedro Sánchez de no aplicar en territorio catalán la Ley de Seguridad Nacional o el artículo 155 de la Constitución, como se lo exigen Pablo Casado y Albert Rivera.

Como falta por ver si el traslado de la momia de Franco si se desarrolla con normalidad y sin incidentes tiene efectos electorales positivos para el PSOE. Aunque está cuestión parece ya ‘descontada’ en la opinión pública donde impera más la curiosidad que otra cosa, y donde los medios buscan una imagen de la momia de Franco que difícilmente aparecerá.