Chupete Errejón, el candidato de moda

Le podemos llamar sin acritud ‘Chupete Errejón’ porque tiene cara de niño pero es el candidato de moda en las elecciones generales del 10-N como aspirante (teórico) a la presidencia del Gobierno por el partido Mas País.

El que Errejón acaba de constituir para participar en estos comicios en los que está convencido que va a logran un número de diputados suficiente como para formar Grupo Parlamentario en el Congreso de los Diputados.

Dice Errejón que entra en liza para favorecer la formación de un gobierno progresista, aunque desde Podemos le acusan de fragmentar las posiciones de la izquierda y de buscar una venganza personal contra Pablo Iglesias, con el que fundó Podemos y que lo mandó al destierro madrileño.

El lugar donde Chupete Errejón se hizo fuerte a la sombra de Manuela Carmena en el marco de Mas Madrid con el que derrotó al PSOE y Podemos en las elecciones municipales de la capital del 26-M. Aunque Carmena no se hizo con la alcaldía porque Iglesias le echó mal de ojo y le hizo luz de gas.

Pero ahora Errejón, un político ‘elegante’ en sus modales y con capacidad de análisis y discurso político regresa ahora a la escena nacional y cuenta con buenas expectativas en las encuestas, a pesar de que solo presentan candidatos en una quincena de provincias.

Además Errejón tiene lo que se dice ‘buena prensa’ y, aunque no estará en el famoso debate a cinco televisado, disfruta de una destacada presencia en los medios de comunicación. Lo que pone de los nervios a Iglesias, y va a contar en sus mítines con la presencia de Carmena aunque la ex alcaldesa renunció a ser candidata en la campaña electoral.

El punto débil de Errejón es, a igual que le ocurre a Podemos, que carece de un proyecto político para España, palabra que ha sustituido por ‘Pais’, y en la cuestión catalana -como Podemos- está más cerca de los soberanistas que de los constitucionalistas, aunque ya veremos que dice Errejón cuando se haga pública la sentencia del Tribunal Supremo sobre el golpe de Estado catalán.

Errejón, que en 2016, pretendió la abstención de Podemos para permitir la investidura de Sánchez en coalición con Rivera frente a Rajoy, propone una izquierda ‘transversal’ y pretende recabar votos de Cs, Podemos, PSOE y de los ecologistas (va en coalición con Equo), y tiene apoyos regionales tanto en Valencia como en Aragón.

Lo que puede que no tenga son medios económicos para su campaña pero se mueve en la Redes Sociales con gran facilidad y tampoco abarca todo el territorio nacional. Su fuerza y más grande oportunidad la tiene en Madrid. Y tarde o temprano y dada su pasión transversal lo lógico será que acabe en el PSOE, como tiempo atrás lo hicieron otros dirigentes de IU o del PCE.

De hecho Errejón ya se ha ofrecido su apoyo a Sánchez para la investidura, salvo que pretenda pactar con Cs o el PP. Por ello cuando anunció que se lanzaba a las elecciones Sánchez lo recibió con los brazos abiertos porque pensó que Errejón iba a debilitar a Iglesias.

Pero ahora desde el PSOE lo empiezan a criticar porque Mas Pais también les quita votos al PSOE como lo dicen las encuestas. Y además ‘Chupete Errejón’ se lleva a muchos votantes jóvenes y luce buena imagen y viste con una discreta elegancia progresista, en contraste con su desarropado ex jefe de Podemos, Pablo Iglesias, su ex amigo íntimo del alma y la Universidad.