A buenas horas el ‘Ahora Gobierno, Ahora España’

Pedro Sánchez ha incorporado a su campaña el lema de ‘Ahora Gobierno, Ahora España’. Lo que es un reconocimiento de culpa del presidente ‘en funciones’ por su fracaso en su intento de formar Gobierno en los pasados meses y por dañar los intereses de España en sus pactos con soberanistas vascos y catalanes.

Lo que prueba que las buenas expectativas electorales del PSOE se han desinflado en las últimas semanas y han descendido (así lo reconocen las encuestas) respecto a los datos que manejaban en agosto, momento en el que Pedro Sánchez decidió la repetición electoral.

Por otra parte, desde el PP su secretario general Teodoro G. Egea ha anunciado su eslogan ‘España suma’, e Íñigo Errejón’ se postula con la marca ‘Más País’. Todos ellos en línea patriótica que es donde también reaparece Albert Rivera que acaba de anunciar la presentación de una moción de censura contra Quim Torra en el Parlamento catalán.

La causa de estos amores a España que le han entrado a las diferentes fuerzas políticas nacionales tiene su origen en el renacer del desafío de Cataluña con la detención de un comando terrorista de los CDR y en el hartazgo de muchos españoles de la política y los políticos que reveló la última encuesta del CIS.

Sin embargo, lo mas llamativo de todo ello es que el PSOE se acuerde ‘ahora’ de España, después de: su pacto en Navarra con Bildu y al PNV; de haber regalado a Torra un ‘relator’ para que medie entre el Estado y la Generalitat; y de haber convertido la prisión de Llenoders de Barcelona en una cómoda estancia para los presos preventivos del golpe catalán.

Pero sobre todo porque el PSOE ha empezado a detectar, en todos los sondeos electorales, la caída de sus expectativas de voto. Lo que también está motivado por su directa responsabilidad en la repetición electoral, su incapacidad de llegar a pactos de gobernabilidad –de ahí lo de ‘Ahora Gobierno’- tras las elecciones del 28-A, por la recuperación del PP, el empeoramiento de la economía y por la irrupción de Íñigo Errejón en el ámbito electoral de la izquierda.

A la vez, Sánchez nos anuncia que actuará con ‘firmeza’ en Cataluña si Quim Torra desborda los límites de la legalidad y del Estatuto durante el ahora segundo aniversario del referéndum del 1-O, y una vez que se haga pública la sentencia del Tribunal Supremo sobre el golpe catalán.

Lo que se espera que ocurra a mediados de este mes, una vez que pase la Fiesta Nacional del 12 de Octubre. Salvo que se aplace hasta después de las elecciones del 10-N, lo que sería un escándalo y una manipulación política que además incurriría en un aumento excesivo de la prisión preventiva que sufren los procesados.

Ahora se acuerdan de España todos los políticos que fueron incapaces de pactar para la formación de un Gobierno estable en este país, a ver si los ciudadanos hoy desencantados se olvidan de este desastre y no se refugian en la abstención o en otro partido distinto al que votaron el pasado 28-A.

Sin embargo, todo apunta a que la abstención aumentará el 10-N una vez que, lo ocurrido en España en los últimos meses, no se va a olvidar en tan solo unos días. Y ese será el voto de castigo a una clase política que se ha revelado incapaz de dialogar y pactar por causa de unas trincheras políticas e ideológicas que nadie ha sido capaz de superar. Y que se han olvidado de España, lo que ahora intentan subsanar.