Errejón, reaparece como socialdemócrata

Organizar un partido político nacional en tan solo unos días y a la vez improvisando un programa político y unas listas electorales que no van a concurrir en toda España es una temeridad o una audacia por parte de Íñigo Errejón.

El que ayer anunció su entrada en la política nacional con el partido ‘Más País’, que nace desde su partido regional Más Madrid, con el que concurrió el pasado 26 de mayo, con bastante éxito, en las eleciones autonómicas y locales de la capital de España.

Se dirá que ésta es su hora de la venganza contra Pablo Iglesias, y algo o mucho de ello puede que sea cierto y sus motivos tiene Errejón. Pero es cierto también que está en su derecho y que llega con un discurso bastante moderado y podría decirse que incluso socialdemócrata, en línea con la política ‘transversal’ que siempre defendió en Podemos.

Un discurso moderado con el que pretende llegar a los votantes que van desde Cs a Podemos pasando por el PSOE y dirigido a quienes se sienten decepcionados por el reciente fracaso del gobierno progresista y también por la enésima repetición electoral, la cuarta en los últimos cuatro años.

Un discurso en el que Errejón habla de España y dice que ‘primero el país y luego las siglas de los partidos’, y donde defiende un acuerdo territorial (sin entrar en el laberinto catalán) y un acuerdo generacional.

Un discurso progresista, ecológico y feminista sin aristas ni alusiones de corte personal, aunque faltan por conocerse su programa y también sus candidatos. Pero ya sabemos que cuenta con los apoyos de Compromis (veremos como encaja eso Iglesias en Valencia), la Chunta de Aragón (lo que no gustará a Echenique) y con Equo, de lo que discrepa su líder.

Todo muy deprisa, muy compacto y en pos de un Grupo parlamentario del Congreso de los Diputados, esencialmente en base a los votos que Errejón ya tiene en Madrid.

Y por supuesto un Grupo parlamentario al servicio de una investidura de Pedro Sánchez y ‘gratis total’ sin exigirle ministerios en un gobierno de coalición como lo pedía Iglesias semanas atrás.

Está claro que Más País fragmentará las posiciones de la izquierda y puede debilitar a Podemos y PSOE e incluso pescar votos en el caladero ahora en crisis de Cs. Pero puede ocurrir también que, por separado, Iglesias y su ex compañero y ex amigo Errejón sumen más de los actuales 42 escaños que logró Unidas Podemos en los comicios del 28 de abril.

En todo caso la izquierda estará más fragmentada y la política nacional también, si se pasa de cinco a seis partidos nacionales después del 10-N. Lo que en todo caso está por ver, pero Errejón lo tiene claro y parece contar con una ola inicial de simpatía tanto entre la ciudadanía como en los medios de comunicación, donde en los próximos días lo veremos con asiduidad,

No estará, eso sí, en los debates oficiales televisados pero puede aparecer en otros lo que a buen seguro a Iglesias no le gustará. De momento el de Podemos parece haber frenado, con ayuda de IU, el pacto de Errejón con Teresa Rodriguez en Andalucía porque de lo contrario esa ruptura en el Sur de Podemos habría sido para Iglesias una decisión letal.