Los barbudos españoles del baloncesto en la final

La política va muy mal, la economía a peor y la ‘gota fría’ ha destrozado el sureste de España de manera dramática y demoledora, dejando tras de sí la muerte de cuatro personas y unos destrozos incalculables en poblaciones y cultivos. Como único consuelo nos quedó el brillante triunfo de España en la semifinal del Campeonato Mundial de Baloncesto que se juega en China.

Primero fue Rafael Nadal con su épica victoria en el Open de EEUU. y ahora ha sido la Selección Nacional de Baloncesto la que ha puesto en la cima de este deporte al equipo nacional, al alcanzar su clasificación para los Juegos de Tokio y al llegar a la final del Campeonato Mundial de Baloncesto que se celebra en China.

Los barbudos españoles (casi todos lucen barba) hicieron gala ayer, ante la poderosa Australia, de una capacidad de lucha y pundonor excepcional con una asombrosa remontada de un partido que en su último cuarto tiempo de juego parecía decantarse en favor de los australianos, en cuyas filas militan destacados jugadores de la NBA, como el espectacular Mills (34) y Kay (16).

Marc Gasol (33), Ricky Rubio (19) y Sergio Llull (17) fueron el trío demoledor y el alma del equipo español bajo la batuta tensa y brillante del entrenador Sergio Scariolo. El que mantuvo viva la esperanza y la tensión hasta el final de la segunda prórroga donde una estrategia inteligente y las dos canastas finales de 3 puntos de Rubio y Llull sellaron la victoria española.

Camino de una final donde se enfrentarán a Argentina, que derrotó a Francia (80-66), después que los galos consiguieran la proeza de batir a EE.UU. en los cuartos de final.

España a solo un paso del oro y con la medalla de plata asegurada, como en aquel otro épico final de los Juegos Olímpicos de 2008 donde los españoles, bajo el liderazgo de Pau Gasol, estuvieron a punto de derrotar al fantástico ‘Dream Team’ que, en ese tiempo, lideraba el gran Kobe Bryant.

Entre hispanos se va a dilucidar en Pekín la medalla de oro del Mundial de Baloncesto de 2019. España aporta un equipo demoledor y con la moral muy alta y se enfrentará el domingo a una poderosa Argentina (país sumido en una enorme crisis económica y financiera), donde brillan de muy especial manera -entre paréntesis puntos ante Francia-, Scola (28), Campazzo (10) y Vidoza (10), a los que los españoles tendrán que controlar si quieren llevarse Pekín el oro del Mundial.