¿Luis Enrique al Real Madrid?

Hablemos de fútbol para desengrasar la maraña política que atosiga a este país tras la ruptura definitiva entre Sánchez e Iglesias, lo que nos lleva a las elecciones generales del 10-N, mientras los ingleses -que en esto son más rápidos- las podrían celebrar el 14 de octubre, dos semanas antes del Brexit si se confirma que Johnson pierde la mayoría en el Parlamento británico.

Entre tanto el culebrón de Neymar se ha cerrado sin traspaso porque no hay dinero suficiente en el Barça ni en el Real Madrid, por donde deambula un Zidane bastante agobiado porque empezó la pretemporada y la Liga con mal pie. Y porque empieza a ser objeto de variadas y numerosas críticas que confirman, de momento, eso de que ‘segundas partes no son buenas’.

Y si el Real Madrid sigue sin jugar bien y sin ganar con facilidad los partidos que tiene por delante entonces será Florentino Pérez quien deberá actuar si no quiere que la afición empiece a silbar al palco de Bernabéu.

Entre otras cosas porque ahora resulta que el salvador de los problemas de los blancos es el despreciado Gareth Bale, a quien Zidane maltrató y sentó en el banquillo de mala manera, como a Keylor Navas que ya se fue al PSG.

Motivos todos ellos por los que comienza a sonar un insistente rumor en Madrid que va en contra de Zidane. Y que si las cosas continúan mal, entre las lesiones y la falta de una delantera blanca y goleadora como la que ahora tiene el Barcelona con Griezmann, Messi y Suárez, algún culpable de todo ello habrá que buscar. Y todo apunta a que las papeletas de ese sorteo las tiene Zidane.

Y ¿quién podría ser el nuevo entrenador del Real Madrid? Pues aunque parezca mentira ese podría ser Luis Enrique, a pesar de su marca de culé, porque es buen entrenador y en este momento está libre tras la enfermedad y fallecimiento de su pequeña hija -que le hizo acreedor de un muy sentido homenaje del fútbol español- y lo que meses atrás le obligó a dimitir como Seleccionador Nacional.

Sin duda algo así tendría su morbo y sería un reto para Luis Enrique, que ya fue jugador del Madrid antes de pasarse al Barcelona, como Figo lo fue de los blaugranas antes de integrarse en el equipo blanco.

Además Luis Enrique es de la escuela de Guardiola y del ‘juego bonito’ y conoce todo lo que hay que saber del primer adversario de los blancos en España y de todos los equipos importantes de la UE.

De manera que cuidado con Zidane no vaya a ser que el francés no funcione en el arranque de la temporada y que Luis Enrique se convierta en una clara alternativa para el Real Madrid. Cosas más sorprendentes se han visto en esto del fútbol nacional e internacional donde, dicho sea de paso, Neymar puede acabar bastante mal.