Mohamed Alí y la santa paciencia de Iglesias

El líder de Podemos Pablo Iglesias ha respondido al continuo desprecio de Pedro Sánchez, rechazando el Gobierno de coalición y dejando pasar el tiempo con un misterioso tuit en el que dice: ‘Alí Buyamé o el arte de la santa paciencia’.

Un mensaje críptico con el que Iglesias avisa a Sánchez de la venganza que pondrá en marcha en el caso de repetición electoral el 10 de noviembre y si Podemos se mantiene con escaños suficientes para en ese caso controlar la investidura de Sánchez.

‘Alí Buyamé’ quiere decir ‘Ali mátalo’ que es lo que le gritaban en el Zaire los asistentes al histórico combate de Boxeo entre Mohamed Alí contra George Foreman en 1974, cuando después de ocho asaltos ganados por Foreman y en una reacción inesperada Alí lo derribó en el noveno y lo tumbó en la lona para así reconquistar el título mundial de los pesos pesados.

Iglesias considera que lleva muchos meses soportando la agresividad y la chulería contra Podemos de un Pedro Sánchez al que él llevó a La Moncloa apoyando la moción de investidura contra Mariano Rajoy. Y considera que su noveno asalto llegará después de las elecciones del 10-N, si Podemos tiene escaños suficientes para controlar por tercera vez la investidura de Sánchez.

Y, en ese caso, Iglesias no solo exigirá el gobierno de coalición sino que también se presentará como candidato insustituible a la vicepresidencia del Gobierno. De lo contrario la venganza de Iglesias se sumará a su profecía del último debate de investidura donde le dijo a Sánchez que nunca ‘jamas será presidente del Gobierno’.

Sánchez se toma a broma las advertencias de Iglesias que le está diciendo que o hace ahora el gobierno de coalición con Podemos con Inés Montero de vicepresidenta, o tendrá que nombrarle a él vicepresidente a finales del presente año.

Aunque Sánchez cree que en las elecciones del 10-N no sólo será Podemos quien retroceda electoralmente sino que también caerá Cs como lo anuncian las últimas encuestas, por lo que cree que un pacto PSOE-Cs podría ser la alternativa a la venganza de Iglesias.

Pero esa opción, bastante remota, obligaría a Sánchez a renunciar a su bonito ‘programa común progresista’ y a cambiarlo por otro social liberal, con el compromiso incluido de la ruptura final del PSOE con el separatismo catalán.

Pero Rivera e Iglesias pueden pactar entre ellos el final de Sánchez y del sanchismo para exigir al PSOE otro candidato a la presidencia del Gobierno. Es decir para que se cumpla la profecía y maldición de Pablo Iglesias sobre Pedro Sánchez. Y que ahora rememora Iglesias con su cita de Alí Buyané y de la ‘santa paciencia’ que se le está acabando a Iglesias por lo que se ve.