Tres sentencias pendientes: los ERE, el golpe catalán y exhumación de Franco

Años llevamos ya a la espera de la sentencia del Tribunal Superior de Andalucía sobre los ERE por valor de 850 millones de euros derrochados de irregular manera por los gobiernos andaluces que presidieron años atrás Manuel Cháves y José Antonio Griñán.

Y algo más de dos meses meses estamos a la espera de la sentencia del Tribunal Supremo sobre el golpe de Estado catalán del 27-O de 2017. Y algunas semanas de espera suman también la sentencia que el Tribunal Supremo deberá dictar pronto sobre la exhumación de los restos de Franco y su futura ubicación.

Estamos ante tres esperadas sentencias de indiscutible alcance político que, no sabemos bien por qué –aunque lo sospechamos-, los altos tribunales no acaban de hacer públicas. Bien por las presiones políticas del Gobierno de Pedro Sánchez, para acomodarlas a su calendario político o electoral, bien por la complejidad de los casos que se juzgan y sobre los que los magistrados de cada tribunal podrían tener diferencias que impidan lograr el ideal de un fallo con unanimidad.

El pasado 17 de diciembre de 2018 el Tribunal Superior de Andalucía dejó ‘visto para sentencia’ el juicio de los ERE por el que se imputan irregularidades en la gestión de 850 millones de euros del erario público andaluz a 21 procesados entre los que se encuentran dos ex presidentes de la Junta de Andalucía, Cháves y Griñán, seis ex consejeros de la Junta y otros 12 altos cardos de la Comunidad andaluza.

El tribunal andaluz lleva ya mas de nueve meses de deliberaciones y aún no ha hecho pública la sentencia, como lo recordó Albert Rivera en el último debate de investidura de Pedro Sánchez, el pasado 25 de julio. Momento en que Rivera le preguntó a Sánchez si dimitiría en caso de condena de Chávez y Griñán, dos ex presidentes de la Junta que además han sido ex ministros en los gobiernos de Felipe González y ex presidentes del PSOE.

El juicio del golpe de Estado Catalán quedó ‘visto para sentencia’ el pasado 12 de junio por lo que llevamos dos meses y medio de deliberaciones que en este caso no parecen excesivos dada la complejidad del proceso (de cuatro meses de duración).

Pero se espera que pronto, antes de finales de septiembre, se conozca la sentencia. No en vano dos de los procesados y en prisión preventiva, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart cumplirán dos años de esa prisión preventiva (el límite legal salvo un auto especial del Supremo) a primeros del mes de octubre.

En cuanto a la exhumación de los restos de Franco y a su salida de la Basílica del Valle de los Caídos acordada por el Gobierno de Pedro Sánchez, estamos a la espera de la decisión definitiva del Tribunal Supremo que paralizó, en los primeros días de junio, la exhumación de los restos de Franco como medida ‘cautelar’ a la espera de la sentencia definitiva.

La que deberá fallar el Tribunal Supremo sobre el recurso en contra de la exhumación de la familia de Franco y puede que también sobre el pretendido traslado de los restos del dictador a la catedral de la Almudena de Madrid, como lo solicita la familia Franco.

La que tiene en la citada catedral dos tumbas familiares, mientras el Gobierno pretende trasladar los restos del dictador al panteón donde están los de su esposa Carmen Polo en el cementerio de Mingurubio de El Pardo, cerca de Madrid.

Estas tres esperadas sentencias de los ERE, el golpe catalán y de los restos de Franco pueden hacerse públicas al inicio del otoño e incluso en las vísperas de las elecciones generales de 10 de noviembre, si es que antes Pedro Sánchez no ha llegado a un acuerdo de investidura con Podemos. Lo que imaginamos que están valorando Sánchez y sus colaboradores en La Moncloa donde a buen seguro tienen cumplida información sobre los previsibles calendarios de las tres sentencias a través de la Fiscalía General.