El Rey Juan Carlos a corazón abierto

Mañana sábado el Rey emérito Juan Carlos I ingresa en la clínica Quirón de Madrid para someterse a una operación cardíaca que al parecer estaba prevista desde el pasado mes de junio. Lo que hace pensar que no se trata de nada grave ni urgente, aunque sabido es que este tipo de intervenciones quirúrgicas siempre van acompañadas de la natural preocupación.

El monarca emérito ha sufrido una decena de operaciones en los últimos años y la mayoría de ellas relacionadas con su aparato motriz, caderas y rodillas. Pero esta vez le afecta al corazón y esperemos y deseamos que todo vaya muy bien y que sea rápida su recuperación.

En principio esta lesión cardiaca del Rey emérito no debe ser muy grave porque ello no le impidió participar recientemente en Finlandia en unas regatas del campeonato mundial de vela de barcos clásicos de la Clase Sexta que don Juan Carlos I ganó a bordo del Bribón.

Y podría decirse que las dolencias cardíacas de don Juan Carlos I quizás lo sean más espirituales que físicas, por los acontecimientos familiares de los últimos años (abdicación, caso Nóos) que afectaron a La Corona, y puede que también por los muchos y crecientes problemas de España que seguro que también le han inflingido dolor de corazón al Rey emérito.

Especialmente los que afectan a la unidad de España en Cataluña y que su hijo el Rey Felipe VI abordó con firmeza en el otoño de 2017, y soportó con una especial paciencia cuando sufrió en 2018 los provocativos desaires de ese tal Torra que ocupa la presidencia de la Generalitat.

En todo caso la noticia de la operación de don Juan Carlos I ha inundado los medios de comunicación y se ha convertido en la noticia de arranque del esperado y temido otoño político.

Donde se espera un nuevo intento de la investidura de Pedro Sánchez o el anuncio de repetición de las elecciones generales el 10 de noviembre, el Brexit británico en la UE y sentencia del Tribunal Supremo sobre el golpe de Estado catalán.

Cuestiones todas ellas del mayor interés que esperemos que seguirá don Juan Carlos con natural interés y ya recuperado de su dolencia cardiaca de la que este sábado será intervenido y de la que muy pronto se recuperará.