Iglesias es el gran perdedor

Creíamos que Pablo Iglesias era un político más astuto e inteligente de lo que en verdad es. Y lo ha demostrado en la fallida investidura de Pedro Sánchez que él dinamitó sin darse cuenta que también él mismo estaba inmerso en el campo de la deflagración donde ha salido tan mal herido, como su pretendida víctima, Sánchez.

Pero la diferencia está en que Sánchez se puede recuperar y tendrá una nueva oportunidad de investidura en los próximos meses, mientras queIglesias ni Podemos tendrán otra oportunidad como la histórica que han perdido al destruir la investidura y el Gobierno progresista de coalición.

Las primeras impresiones, tras el fallido debate de la investidura de Pedro Sanchez, apuntan a Pablo Iglesias como el gran perdedor. Y a Podemos como los culpables del fracaso del pretendido gobierno progresista y de coalición. El que no volverá a intentarse como lo afirmó ayer Carmen Calvo.

El patético intento de Iglesias de salvar la investidura retirando la exigencia de Podemos del ministerio de Trabajo minutos antes de la votación era tanto como reconocer que se había equivocado y ‘pasado de frenada’. Pero ya era tarde y al final Podemos se mantuvo en la abstención, Sánchez perdió la investidura e Iglesias puede que su liderazgo al frente de Podemos.

Pablo Iglesias el pasado jueves pudo haber firmado su suicidio político en la votación del Congreso de los Diputados. Porque si estuvo muy hábil con su renuncia a entrar en el Consejo de Ministros, para conseguir así el Gobierno de Coalición, se equivocó de pleno exigiendo más poder y ministerios de los que Sánchez les ofrecía.

Y ahora ya veremos qué ocurre en el seno de Podemos y entre sus aliados donde Izquierda Unida ya ha anunciado que hay que apoyar la investidura de Sánchez sin estar en el Gobierno y sobre la base de un programa de la izquierda, lo que tampoco será fácil ni viable.

No en vano Podemos ha dejado de ser el socio preferente de Sánchez, y si el líder del PSOE vira hacia el centro en busca de un acuerdo por Cs o el PP, en ese caso ya no habrá un programa inspirado por la izquierda radical.

Además a Sánchez le resultará muy fácil su giro al centro y su regreso al marco constitucional porque le podrá decir a Podemos: tuvisteis una gran oportunidad de entrar en un Gobierno de coalición y lo dinamitasteis con imposibles exigencias poniendo punto final a la investidura. Y además esa era la segunda vez que Iglesias tumbaba la investidura de Sánchez.

Iglesias dirá que hay muchos trucos y falsedades en el relato victimista de Sánchez, culpando de todo a Podemos. Y puede que eso sea cierto pero lo que mandan son los hechos. Y la abstención de Podemos en la investidura que tumbó a Sánchez la vio toda España y fue el detonante y el acto final que impidió que el candidato del PSOE saliera del Congreso de los Diputados investido presidente del Gobierno. Y todo lo demás se lo llevará el viento y se perderá en el fragor veraniego de los grandes y pequeños medios de comunicación, en los que el PSOE suele tener a su servicio la parte del león.

Aunque tampoco está Sánchez para tirar cohetes o echar las campanas al vuelo porque se acaba de estrellar y por segunda vez. Dando la razón al dicho español de que ‘el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra’.

Una piedra que se llama Pablo Iglesias y que a partir de ahora será apartada por el PSOE del camino de Sánchez para que jamás vuelva a tropezar con él. Aunque en el refranero español hay otro dicho, ‘no hay dos sin tres’, que tampoco conviene olvidar.