Von der Leyen Presidenta de la Comisión

Se han cumplido 50 años de la llegada del hombre a la Luna que ruborizada se ha escondido en un eclipse. También se han cumplido 40 años desde que la francesa Simone Veil fuera nombrada presidenta del Parlamento Europeo. Y ha sido en este momento político y lunar cuando la Eurocámara de la UE ha designado a Úrsula Von der Leyen Presidenta de la Comisión Europea en sustitución de Jean Claude Juncker.

Von der Leyen, madre de siete hijos, alemana y conservadora, es pues la primera mujer que preside la Comisión de la UE y ya ha advertido que en su ‘colegio de comisarios’ de 28 carteras, 14 serán mujeres. Y lo ha anunciado a lo largo de un brillante discurso político aplaudido por los conservadores, liberales y socialistas que, finalmente y tras superar sus reticencias iniciales, votaron mayoritariamente a favor de Von der Leyen que asumirá el cargo el próximo día 1 de noviembre.

Un buen discurso político es algo que no se suele ver en la política española donde imperan los alegatos discrepantes y los reproches. Tanto en política nacional como en la autonómica y la local. Discurso de gran altura política y de emoción y sentimientos (en línea con los que fueron grandes discursos de Barack Obama) que levantaron los aplausos en el Parlamento Europeo.

Y discurso con un programa político y de gestión novedoso y audaz en el que se incluye un seguro de desempleo europeo, el objetivo de neutralidad de las emisiones de CO2 para 2050, vigilancia de los valores democráticos y del Estado de Derecho los países miembros de la UE, y tasa fiscal para las multinacionales digitales, entre otras cosas. En las que también se incluye el compromiso de Von der Leyen de facilitar en tiempo y forma el Brexit para la salida ordenada del Reino Unido de la UE.

El triunfo parlamentario de Von der Leyen dejó en evidencia a los partidos más extremos y populistas de la Eurocámara, ahí incluidos los eurófobos ingleses de Neil Farage y sus colegas italianos y franceses de Matteo Salvini y Marine Le Pen.

Y pronto y cuando Von der Leyen constituya su gobierno de comisarios el Parlamento Europeo lo deberá refrendar y trabajar en estrecha sintonía con la nueva Comisión.

Como lo ha prometido la nueva Presidenta en su exitoso despegue al frente del Ejecutivo europeo que tiene ante sí, además del Brexit, el reforzamiento de la unión monetaria (con la unidad bancaria y la fiscal), la recuperación del crecimiento económico y laboral en la UE, la nueva política de Defensa y Seguridad, la batalla comercial con EE.UU, sus aspiraciones en la defensa del clima y el medio ambiente y en la igualdad de los derechos de la mujer, una cuestión en la que la presencia de Úrsula Von der Leyen al frente de la Comisión constituye toda una señal.