El vuelco en Grecia preocupa a Iglesias y Sánchez

La derrota del partido populista de izquierda Syriza que lidera Alexis Tsipras en las elecciones generales de Grecia, y a manos del partido conservador Nueva Democracia que preside Kyriakos Mitsotakis, es una pésima noticia para la izquierda radical europea y en especial para las más directos aliados de Alexis Tsipras. Los que en España son Podemos y Pablo Iglesias.

La causa principal del fracaso de Syriza y del regreso de Nueva Democracia al poder está en la muy grave crisis económica y social que atraviesa el país heleno. El que no ha podido recuperarse de los enormes destrozos que en Grecia produjo la crisis financiera de 2008.

Entre otras cosa por culpa de la falsificación de los datos económicos del país realizada por el gobierno conservador de esos años. Lo que obligó a la UE a poner en marchas varios rescates y al Gobierno de Tsipras a endurecer sus políticas sociales en contra de lo que había prometido.

Pero lejos de experimentar una recuperación económica Grecia empeoró su situación y por ello los conservadores, que anuncian rebajas de impuestos y de los costes de la Seguridad Social de la empresas, regresan al poder.

Y lo hacen de la mano de Misotakis (hijo de un ex primer ministro griego) y puede que con una cómoda mayoría suficiente o con la ayuda del partido de centro izquierda KINAL, el antiguo PASOK de los Papandreu.

Para Iglesias y Podemos la derrota de Tsipras en una muy mala noticia que les llega cuando están intentando entrar en el Gobierno de Sánchez con un programa económico y social de gran subida de impuestos a las empresas y  clases medias y aumento de los costes sociales del país, lo que bien podría empeorar la desaceleración actual de la economía española.

Y ese horizonte de empeoramiento económico y social sería un muy malo escenario para Pedro Sánchez en caso de repetición electoral. De ahí que se resista a dar entrada e Iglesias en el nuevo Gobierno si finalmente logra la investidura, aunque sea con apoyos externos de Podemos, ERC, PDeCAT, PNV y Bildu.

De ahí la importancia y la posible proyección en España del vuelco de Grecia que en todo caso habrá que seguir con la máxima atención.