Sánchez cuenta con la abstención de ERC, Bildu y PDeCAT

La petición a la dirección de PDeCAT de sus presos ya juzgados por el golpe de Estado catalán Rull, Turull y Sànchez para que facilite la investidura de Pedro Sánchez con su abstención anuncia que Sánchez tendría aseguradas para su investidura 26 abstenciones: 7 diputados de PDeCAT, 15 de ERC y 4 de Bildu.

Las 26 abstenciones rebajan la mayoría simple de la investidura (en segunda votación) en el Congreso de los Diputados a los 163 escaños. Los que Pedro Sanchez puede conseguir con los 123 del PSOE y los 42 de Podemos (165) y les sobrarían los votos favorables del PNV (7), CP (1) y PRC (1) con los que llegaría a los 174 escaños, a tan solo 2 de la mayoría absoluta de la primera votación.

Naturalmente, las abstenciones de ERC y PDeCAT tienen un precio: indultos para los golpistas que resulten condenados en el Tribunal Supremo, y las de Bildu los pactos de gobierno en Navarra, la entrevista de Otegi en TVE y el acercamiento de presos de ETA al país vasco.

Nada de estas concesiones y las que le pedirán el PNV, Compromís y el Partido de Cantabria le preocupan en absoluto a Pedro Sánchez porque en realidad serán una prolongación a las que ya les concedió Sánchez en sus pactos para la moción de censura contra Rajoy que le llevó al poder en junio de 2018.

Pero el problema Sanchez lo tiene con Podemos y sus 42 diputados que son imprescindibles para la mayoría simple en segunda votación. Y por ahora Pablo Iglesias afirma que votará no a la investidura de Sánchez si no acepta la presencia de ministros de Podemos en el Gobierno.

O sea, que todo está preparado para la investidura de Sánchez en los primeros días de julio salvo los 42 votos de Podemos que dependen de la presencia o no de dirigentes de Podemos, con Iglesias incluido, en el seno del Consejo de Ministros.

Y si Sánchez mantiene su ‘no’ a Iglesias, pues entonces sólo quedará la repetición electoral con la que Sánchez viene amenazando desde que acabaron las elecciones del 28-A.

Y, por si se repiten las elecciones, en Podemos ya han puesto en marcha su campaña electoral afirmando que Sánchez sólo quiere pactar la investidura con la derecha de PP y Cs porque no quiere un gobierno de izquierdas. Que ellos les han ofrecido sus votos pero que les corresponden el 25 % del total de los ministros del nuevo Gobierno que Sánchez tendrá que nombrar.