Los fantasmas de El Elíseo

Hemos oído historias sobre ‘El Fantasma de la Ópera’, o ‘El fantasma del Museo del Louvre’, sobre ‘El jorobado de Notre Dame’. Pero nunca jamás habíamos oído hablar de fantasmas del Palacio de El Elíseo de París, que al parecer haberlos haylos, como meigas en Galicia.

Se ha puesto de moda en las últimas semanas en los medios españoles, y como parte organizada de la cacería de Albert Rivera que Pedro Sánchez promueve por tierra mar y aire, lo de atribuir, sin citar a un solo nombre o portavoz, a ‘El Elíseo’ presuntas críticas del presidente Macron contra los pretendidos pactos de Cs con Vox.

Pactos que Albert Rivera y sus dirigentes de Cs niegan diciendo que nunca han negociado con Vox ni comparten ningún gobierno. Lo que sí es cierto aunque Vox ha conseguido sentarse con Cs en las Mesas del parlamento andaluz y la Asamblea de Madrid, gracias a misteriosas votaciones. De la misma manera que el PSOE de Pedro Sánchez se sienta en la Mesa del parlamento navarro con Bildu, por el arte de birlebirloque. O sea empate.

Pero resulta que la prensa sanchista está todo el día mentando al Elíseo, como si Macron no tuviera nada más que hacer que meterse con Rivera, para tener contento a Sánchez al que ha convertido en su edecán en la UE.

Y así se ha publicado en varios medios que El Elíseo, sin citar nombres ni fuentes ha dicho Palacio, ha dicho de Rivera que ‘patatín y que si patatán’. Y Rivera, un poco harto de coles y tras reunirse con responsables del partido de Macron en Bruselas, se ha apropiado también del fantasma del Elíseo y dijo haber hablado de manera ‘directa’ con él para asegurar que Macron no tiene nada en contra de Cs.

Pero esta declaración o farol de Rivera a su vez ha sido desmentida por los misteriosos portavoces del Elíseo, sin que sepamos quiénes son. Y luego en Cs han matizado el entusiasmo de Rivera para decir que solo hablaron con los dirigentes del partido de Macron. Lo que deja a Rivera en mala situación.

Pero dicho esto, lo que tampoco puede ocurrir es que el Presidente y Jefe del Estado de Francia, Enmanuel Macron, se entrometa en la vida política y partidaria española desde la Jefatura del Estado, es decir desde El Elíseo. Como tampoco se debería entrometer su Gobierno. Otra cosa sería lo que haga su partido.

Ahora bien, parece claro que Macron quiere tener muy contento a Sánchez a quien el francés -que juega a ser el Napoleón de la Europa sin Merkel y sin el Reino Unido-, ha convertido en su ayudante de campo. Y para ayudarle a Pedro Sánchez en su difícil investidura Macron presiona a Rivera.

Y para esa operación el Presidente galo cuenta en España con uno de sus mejores agentes secretos que se llama Manuel Vals, aunque su nombre en clave en los servicios franceses de información es: ‘le pro fiancé’. Lo que en español quiere decir: ‘El pronovio’. Como pro novio que fue Manuel Vals, políticamente hablando, de Inés Arrimadas aunque ahora parece que se ha liado con Ada Colau.

En todo caso seguimos sin tener el nombre, fotografía o grabación de los misteriosos portavoces de El Elíseo, por lo que ya no sabemos si existen o si forman parte de un relato de ciencia ficción.