Valls, fracasado, debe regresar a Francia

El ex primer ministro de Francia Manuel Valls ha fracasado estrepitosamente en su extraña incursión en la política española y municipal catalana donde pretendió ser elegido alcalde de Barcelona con el apoyo de Cs.

Y donde fracasó al lograr sólo seis concejales (Cs obtuvo cinco en 2015) después de romper su relación con Albert Rivera, agredir a Cs y utilizar su estructura catalana y votantes para luego votar a Ada Colau como alcaldesa.

La que ayer mismo volvió a colocar en el Ayuntamiento de Barcelona un gran lazo amarillo de apoyo al golpismo catalán, gracias a Valls. El francés con el que Cs rompió su relación por su apoyo a Colau y traición al partido que le hizo concejal a él y a dos de sus ‘amigos’, llegando incluso a decir Valls que Cs había pactado con la extrema derecha de Vox lo que no es así.

Está claro que Rivera se equivocó con la ‘ocurrencia’ del fichaje de Valls. El que se vino a España después de colaborar en la destrucción del Partido Socialista Francés, una vez que no logró su intento de suceder a Hollande e incluso de aspirar a la presidencia de Francia. Y también pretendió colarse en el Gobierno de Macron.

Pero ahora Valls, que se ha echado una novia rica en España, ha pasado de Primer Ministro de Francia a ser concejal en Barcelona de Ada Colau a la que votó, y que es una dirigente populista y de extrema izquierda, socia de Podemos y amiga del golpismo catalán.

Menudo papelón el de Valls en España y Cataluña. Y a no perder de vista el daño que ha hecho a Cs, a los que debería devolver los tres concejales que les ha ‘birlado’ antes de regresar a Francia que es donde debería de estar.

Máxime después de su fallida aventura política en España. La que sin duda no continuará porque tarde o temprano acabará huyendo porque eso de ser concejal en Barcelona al petulante ex Primer Ministro de Francia le parecerá muy poca cosa y se aburrirá.