A Carmena la echó Iglesias

El pacto del último minuto entre PP y Cs, con apoyo de Vox, para que José Luis Martínez Almeida sea el nuevo alcalde de Madrid y Begoña Villacís su número dos pone fin a la presencia de Manuela Carmena al frente de la casa consistorial madrileña.

Pero no ha sido el ‘pacto de las derechas’ lo que ha causado la derrota de Carmena sino que ha sido ella misma -un suicidio político- la autora de su propio desastre cuando decidió romper con Podemos y traicionar a Pablo Iglesias con Íñigo Errejón. Momento en el que Iglesias atacó y finalmente logró el fin de Carmena en Madrid.

Carmena rompió los pactos de Ahora Madrid con Podemos y se arregló en secreto con Errejón para montar una alternativa a Podemos en Madrid tanto en el Ayuntamiento como en la Comunidad, creando la candidatura de Más Madrid, que posteriormente pensaban proyectar a nivel nacional. Carmena incluso se negó a decir, cómo se lo pidió Iglesias, si iba votar a Podemos en las elecciones generales del 28-A, un silencio que significaba un ‘no’.

El ataque a Iglesias y Podemos por parte de Carmena y Errejón era frontal y la respuesta no se hizo esperar. Iglesias apoyó la candidatura de Sanchez Mato (ex concejal de Madrid cesado por Carmena) y corrió la voz por todo el partido en Madrid para que no se votara a Carmena. Y así, entre los votos que se llevó ‘Madrid en pie’ de Mato y la abstención de muchos votantes de Podemos, Carmena se quedó a un solo concejal de la mayoria absoluta.

Y Errejón, sin Carmena al frente de Ayuntamiento y sin posibilidad de llegar al Gobierno de la Comunidad de Madrid de la mano de Ángel Gabilondo y del PSOE, se ha quedado colgado de la brocha y sin la escalera. Y ahora se refugiará en el escaño de la Asamblea de Madrid y tendrá muy difícil poder presentar una alternativa a Iglesias y Podemos a nivel nacional.

Máxime si Iglesias consiguiera entrar en el Gobierno de Sanchez lo que aún no es seguro. Porque aún está por ver qué ocurre con la investidura de Pedro Sanchez y si las presiones, de todo orden, que se están ejerciendo sobre Albert Rivera provocan un acuerdo de investidura y coalición entre PSOE y Cs a partir de las próximas semanas y una vez que concluyan los pactos locales y autonómicos.

En todo caso, a Carmena no la echó de la alcaldía la triple derecha de Madrid. La culpable fue ella por despreciar y traicionar a Podemos y por pactar con Errejón para derrocar a Iglesias. Pero el señor de la coleta contraatacó y ganó el desafío y, finalmente, fue quien provocó desde Podemos que a Carmena le faltaran unos votos y un concejal. El concejal decisivo que pone fin a la sorprendente carrera política de Carmena y a sus cuatro años al frente de la capital.