Trump desembarca en Londres

Cuando se cumplen 75 años del desembarco de las tropas aliadas en las playas de Normandía el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha ‘desembarcado’ en Londres con su habitual fanfarria de despropósitos y declaraciones.

Para empezar llamando ‘perdedor’ al alcalde de Londres Sadiq Khan y para seguir, y en víspera de su encuentro con la premier Teresa May, con grandes elogios a sus más grandes adversarios, Boris Johnson y Nigel Farage.

Y por supuesto con permanentes ataques y descalificaciones a la Unión Europea, hasta el punto de sugerir al Reino Unido que se niegue a pagar la factura del Brexit, a la que obligan los Tratados de la Unión.

Con la UE Trump está indignado porque los europeos han puesto en marcha su política propia de Defensa al margen de la OTAN y su coordinación en materia de armamento. Lo que causó un profundo malestar en Washington hasta el punto que el Departamento de Estado lanzó advertencias contra la UE, en tonos nunca vistos entre aliados que aún colaboran en el seno de la OTAN.

Y el principal motivo y lo que facilita la puesta en marcha de la política de Defensa de la UE reside en el Brexit por la marcha del Reino Unido del marco europeo, donde Londres siempre se opuso a cualquier política de Defensa que fuera alternativa a la OTAN.

Una Alianza Atlántica de la que Donald Trump dijo que era una ‘organización obsoleta’, lo que es cierto, y que ya veremos lo que dura si estas tensiones entre Washington y Bruselas continúan como van.

La visita oficial de Trump y su séquito familiar al Reino Unido durará tres días y afortunadamente para los ingleses, que no paran de manifestarse en su contra, todavía quedan dos. Pero en 48 horas Trump es capaz de provocar algún nuevo incidente porque esa es su especialidad.

Habrá que estar atentos y esperar que al menos no destroce la vajilla del Palacio Real, donde la Reina Isabel II lo ha recibido con gran cordialidad.