La gran carambola del 26-M

Se puede decir que las elecciones como las escopetas las carga el diablo. Y ello incluye que algunos resultados puedan calificarse de asombrosos. Por ejemplo en la Comunidad de Madrid con 132 diputados autonómicos podría darse el caso de un empate a 66 entre los partidos de izquierda y derecha, lo que obligaría, si no hay un pacto de Gobierno, a una repetición de estas elecciones en el próximo otoño.

Pero esa no es la gran carambola con la que, por ejemplo, sueña Pedro Sánchez para ver si se puede quitar de en medio a Pablo Iglesias y a los separatistas de JxCat y ERC y lograr un acuerdo múltiple con Cs, muy a pesar del ‘no es no’ de Rivera a Sánchez’.

La gran carambola implicaría que Cs quedara por delante del PP en Madrid, tanto en el Ayuntamiento como en la Comunidad, y que entre Cs, PP y Vox sumaran mayorías para gobernar.

Y en ese momento Sánchez ofrecería a Rivera la abstención del PSOE en Madrid para que no necesitara los votos de Vox. Y a cambio de eso Cs facilitaría la investidura de Sánchez como el Presidente del Gobierno sin los votos de Podemos y de los separatistas vascos y catalanes.

Naturalmente, algo así debería ir acompañado de una rectificación en toda regla de la política catalana de Sánchez, la no concesión de los indultos y el regreso del PSOE a la senda constitucional.

Lo que haría las delicias del Ibex 35, la Casa Real y de la vieja guardia socialista. Y lo que abriría una crisis en el PSC. Mientras Pablo Iglesias y Podemos sufren un ataque de ira porque habrán perdido el último tren para alcanzar el poder. El que solo han rozado con la punta de los dedos y nunca directamente sino a través de Colau en Barcelona y Carmena en Madrid.

Muchos astros se tendrían que colocar en línea para que en España se diera una carambola así. Pero con todo y con eso Rivera se tentaría la ropa antes de poner un pie en la helada piscina de la gran carambola con la que sueña Sánchez para escapar de Iglesias y Junqueras.

De la zorra y del oso que le ofrecen a Sánchez regalos envenenados para su investidura. Ofrendas que más tarde o más bien temprano perderán su brillo inicial dejando al descubierto el verdadero precio del regreso de Sánchez al poder, en menoscabo de España y del interés general, Asuntos que se creen menores, pelillos a la mar.