El novio de la muerte

Vemos a Rivera muy flojito y ocurrente en campaña electoral. A Sánchez sobrado de victoria prematura, a Iglesias furioso porque se va a estrellar, a Casado afónico de tanto hablar sobre los demás, y a Abascal tranquilo y diciendo que sus adversarios van ‘como pollos sin cabeza’ por el mapa electoral.

Vamos a ver si llueve o no este Jueves Santo en Andalucía porque están en Málaga y en Sevilla los cofrades de los nervios. Los unos por el desfile del Cristo de Mena, a brazo en alto de la Legión y mientras cantan su himno ‘El novio de la muerte’, y los sevillanos con la ‘madrugá’ de la Macarena y la Esperanza de Triana, tras la que irá Susana Díaz descalza, dándose golpes de pecho y pidiendo perdón.

Lo del Cristo de Mena le gustaba mucho a Cospedal, ex ministra de Defensa y conocida como ‘La Villareja’ por aquello de que contrataba al Comisario, ‘baratito’, para espiar a sus compañeros del PP empezando por Arenas, que para Cospedal es una obsesión.

Dicen que Cospedal volverá este jueves a Málaga a cantar el himno de La Legión en compañía de su marido Ignacio López del Hierro, que es el novio de su muerte política porque fue quien le metió a Villarejo en la sede del. PP. Y les está bien empleado lo que les pasó: porque Villarejo les dio un paseo glorioso por la prensa, la radio, internet y la televisión.

Ahora es la inefable Margarita Robles, el antídoto de la marcialidad, la que no quiere que la política se mezcle con el Ejército y ha forzado a los mandos de La Legión para que pidan a Vox que no ponga su himno en los mítines. Lo que es una idiotez porque cada uno pone la música que quiere, incluido el himno de España.

En todo caso entre lluvias y procesiones se nos va pasando esta agotadora campaña electoral que se está haciendo pesadísima y demasiado larga, en pos del Trono de Hierro de La Moncloa que Pedro Sánchez, el largo, quiere para sí. Y a cuyos pies se quiere poner como un sumiso can Pablo Iglesias, que sueña ser ministro para dejarle a su pareja Irene Montero el mando de lo quede de Podemos.

Lo que no sabemos es que harán -todo menos dimitir- Casado y Rivera si ambos quedan tan mal como les anuncian las encuestas. Pues lo tienen muy fácil: fusionar sus pequeños Taifas bajo el reinado de Inés Arrimadas, que es sin duda la mejor de los tres.

Semana de pasión antes de llegar al debate del martes 23, y poco después la Feria de Sevilla donde se ha puesto de moda un traje de faralaes al estilo del uniforme de La Legión, con Abascal a Caballo camino de la Maestranza, porque el 2 de Mayo Torra, su amigo Morante y él allí estarán.

Mientras que el gran ausente de Sevilla, José Tomas (que eligió Granada para reaparecer), se entrena en los prados de su finca de Galapagar, muy cerca de donde Iglesias tiene su chalé, y su piscina y su pabellón de invitados, por si Íñigo Errejón quiere pasarse allí un fin de semana para descansar.