Arde París en Notre Dame

Un voraz incendió ha destruido en la tarde noche de ayer buena parte de la Catedral de Notre Dame de Paris, cuando en el templo se procedía a unas obras de restauración. Estamos ante un drama de alcance mundial porque Notre Dame es el monumento más emblemático de Francia y patrimonio cultural y arquitectónico de la Humanidad.

De momento se desconoce la causa del incendio, que parece accidental, pero la noticia y las impresionantes imágenes del fuego devorando la catedral y derribando la aguja o flecha de 93 metros de altura, que coronaba la parte posterior del templo, ha provocado una intensa emoción en todo Paris, en toda Francia y en todo el mundo.

Y a muchos habitantes de la capital francesa esta catástrofe les ha traído a la memoria y les ha recordado los últimos y dramáticos atentados yihadistas ocurridos en Paris en noviembre de 2015. Cuando murieron 137 personas y más de 400 resultaron heridas, la mayoría de las víctimas abatidas por los disparos de los terroristas en el Teatro Bataclan.

Notre Dame de París de la Novela de Victor Hugo con la gitana Esmeralda y Quasimodo subido a las gárgolas y balanceando las campanas. Notre Dame de la Coronación de Enrique VI de Inglaterra y de los emperadores Napoleón y Josefina, de la beatificación de Juana de Arco, de las reliquias de la espina de la corona de Jesús flagelado y un clavo de la cruz del monte Calvario. La de un órgano único y monumental y los grandes rosetones espectaculares con vidrieras azules y de asombrar.

La catedral que nació de una iglesia románica para convertirse en catedral (1163/1365) gótica y más adelante barroca. Notre Dame, el monumento más visitado del mundo con 14 millones de turistas anuales. La de la isla de La Cité que rodea el Sena, la majestuosa e iluminada Catedral del anochecer como el faro espiritual de Paris, ha sido duramente castigada por las llamas y pasará mucho tiempo hasta que se pueda reconstruir.

Emoción en el mundo entero, lágrimas en Francia y consternación y pesar en España. ‘Paris bien vale una misa’, pero en Notre Dame. La que de entre sus cenizas sin duda volverá a resurgir.