El Tigre verde

Tiger Woods, el mejor jugador de la historia del Golf ha regresado por donde solía y ha ganado este fin de semana el Masters de Augusta su quinta ‘chaqueta verde’ después de 11 años sin conquistar un torneo ‘grande’ del  circuito mundial y 14 años de su última victoria en Augusta.

‘El Tigre’, como se llama y se conoce en todo el mundo ha pasado un calvario de más de 10 años con graves problemas familiares, y sobre todo de salud con serios dolores de espaldas que lo llevaron al quirófano. Y los analistas especializados en el golf pronosticaron su final como deportista (algo parecido a lo que le ocurrió al español Olazábal). Y casi nadie creyó que Tiger podría regresar victorioso a los campos de golf.

Pero ayer el Tigre regresó con un triunfo espectacular contra los mejores jugadores del mundo -el español John Rahm, que acabó noveno incluido- lo que a sus 43 años constituye una proeza deportiva y humana que ha dado la vuelta al mundo y figura en las portadas y aperturas de todos los medios de comunicación del Planeta.

Hace 22 años Tiger, el joven prodigio del golf mundial, se enfundaba su primera chaqueta verde -los españoles Ballesteros y Olazábal conquistaron dos, y García una hace dos años- con tan solo 21 años.

Pero ahora el Tigre ha vuelto con una fuerza física y mental asombrosa, demostrando que su capacidad de superación de sus muchos problemas era muy superior al derrotismo de quienes lo daban por acabado.

Ahora el Tigre tiene 5 ‘chaquetas verdes’ de Augusta y 15 grandes torneos del mundo y se acerca a los resultados de la leyenda del golf Jack Nicklaus (6 chaquetas verdes y 18 grandes) al que intentará igualar o batir. Lo que ya habría logrado hace tiempo si no hubiera sufrido 10 años de enfermedad y de crisis personal psicológica y familiar.

Pero Tiger, a sus 43 años, aún está a tiempo de sumar los torneos que le faltan y ya vuelve a rugir en los campos del golf donde acaba de lograr su quinto Masters y el doctorado en superación física, deportiva y mental.