El debate ‘a cinco’ y la encuesta oculta

El próximo día 23, a solo 5 días de la jornada electoral del 28-A, se celebrará un debate electoral en Antena 3 TV con presencia de Pedro Sánchez, Pablo Casado, Pablo Iglesias, Albert Rivera y Santiago Abascal. Será sin duda un debate ‘decisivo’ para el resultado electoral dado el alto porcentaje de indecisos -de hasta el 40%- que pronostican todas las encuestas.

La decisión de Sánchez de aceptar este debate parte de las buenas expectativas en votos y escaños que le anuncian las encuestas (en una última llamada ‘encuesta oculta’ le otorgan hasta 145 escaños). Y en el deseo del PSOE de que Vox esté presente en la discusión para explicitar un frente conjunto de PP, Cs y Vox contra Sánchez y homologar a ‘las tres derechas’.

Al tiempo que le daría a Abascal la gran oportunidad de entrar en el cuerpo a cuerpo directo con Casado y con Rivera. Y también le daría a Iglesias una oportunidad de recuperar votos si se enzarza en agrios debates con Casado (por la policía patriótica), con Rivera y Abascal.

Naturalmente, el debate interesa a todos los contendientes y tendrá una audiencia espectacular y puede que decisiva para el resultado del 28-A. Aunque el reglamento del debate será muy estricto y obligará a los dirigentes políticos a abordar un temario muy concreto al margen del fuego cruzado entre todos ellos.

Y es en las vísperas de este debate y en pleno arranque de la campaña electoral cuando en los mas ‘poderosos’ mentideros de Madrid circula un último sondeo electoral sobre el resultado del 28-A al que llaman ‘la encuesta oculta’.

Según esa misteriosa encuesta, que parece sacada de las tripas del CIS y las maniobras de Tezanos, el PSOE de Pedro Sánchez ganaría de lejos las elecciones con 145 escaños muy por encima de un PP que, a duras penas, llegaría a los 59 diputados. Vox alcanzaría los 55 escaños, Cs 40 y Podemos 25.

Al parecer esta vez, y en contra de lo que dice la Oposición, Tezanos ha rebajado las expectativas del PSOE para no desmovilizar el voto de los socialistas. Y ha escondido el gran batazo del PP y la gran subida de Vox (Tezanos dijo en La SER que veía al PP ‘muy bajo’ y que Vox tenía ‘mucho voto oculto’), para no movilizar a los votantes del PP. De igual manera Tezanos habría dejado al alza a Podemos para que no se hunda en la noche electoral y para que Sánchez pueda intentar la investidura y la formación del nuevo Gobierno con Podemos y el PNV.

Y hablando de rumores de la campaña electoral hay otro sobre José María Aznar que dice que el expresidente del PP se habría pasado a Vox con todo su equipo, si Santamaría hubiera derrotado a Casado en el último Congreso del PP.

La rumorología electoral en los grandes salones y los restaurantes de Madrid está a la orden del día. Y, pase lo que pase en la noche del 28-A, la estrella de las conversaciones es Vox. Aunque falta por ver cómo se mueve Abascal en el gran debate electoral.