Ferlosio

La muerte de Rafael Sánchez Ferlosio constituye una pésima noticias para la Cultura española por su calidad de escritor y ensayista por su preciosismo en el lenguaje y su extraordinaria humanidad.

Ha muerto el general ‘in péctore’ del asombroso mundo que inventó bajo el título de ‘Las Guerras Barcialeas’. Una ingente obra que no llegó a terminar porque su historia interminable le crecía en la cabeza como un gigantesco árbol, bajo cuya sombra Ferlosio inició esa magna obra en la que había inventado una civilización.

Premio Cervantes de Literatura, y dueño de numerosos galardones, Rafael logró notoriedad con su novela Alfanhui (‘Industrias y andanzas de Alfanhui’), su primera gran novela. La que fue muy ensalzada en su tiempo por Camino José Cela. Pero su triunfo literario le llegó con ‘El Jarama’, novela que fue galardonada con el premio Nadal.

Rafael teenía dos pasiones: la militar y el estudio histórico de grandes batallas, sobre todo navales; y el bricolaje, afición con la que se relajaba y distraía mientras su inagotable imaginación almacenaba sus ensayos e historias en su prodigiosa cabeza.

Es uno de los grandes ausentes en la Real Academia Española (RAE) de la Lengua a pesar de su conocimiento del idioma y de su delicada y a la vez luminosa manera de escribir.

Ferlosio es un gran caballero español que está en la Historia de nuestra Literatura en compañía de los asombrosos personajes que creó y a los que dio una vida inmortal.