Con las pensiones no se juega

Cristóbal Montoro fue un buen ministro de Hacienda que tuvo el valor de hacer esperar a Aznar en la antesala de su despacho y luego rechazar una petición fiscal, y por eso Pablo Casado lo depuró de sus listas electorales y ahora está pagando muy caro su error.

Otro error más de Pablo Casado como ha sido el nombrar a Daniel Lacalle como su gran experto económico para la campaña electoral. Porque como le ocurrió con Adolfo Suárez Illana y sus disparates monumentales sobre el aborto, su experto Lacalle ha hecho unas confusas declaraciones sobre las pensiones que le han permitido a Pedro Sánchez, inflando esta metedura de pata, decir que el PP quiere recortar las pensiones ¡un 40%!

Y claro, ya han tenido que salir Lacalle y Casado a dar explicaciones y llamar mentiroso a Sánchez. Pero esto es lo que ocurre con los nuevos aficionados y los fichajes de la política. Máxime en un terreno tan resbaladizo como es el de las pensiones. Y a sabiendas que nuestros pensionistas son más de ocho millones de votantes.

Y con lo sencillo que es decir que se subirán las pensiones con el IPC, y punto. Pues no, Lacalle ha querido rizar el rizo y se ha enredado con esto y las cotizaciones sociales en una confusa entrevista. Y ya tenemos otra vez a Casado dando explicaciones en vez de órdenes y a sus contrincantes, que están a la que salta, acusando al PP de querer rebajar las pensiones.

Naturalmente, el castigado Montoro estará muerto de risa en su casa y a la espera de ver un debate económico de candidatos. A sabiendas que el que tiene la culpa y responsabilidad del equipo económico de Casado es Manuel Pizarro, otro aznarista, que anda entrometido en muchas cosas y que es uno que no escarmienta después de su paso fallido por la política con el PP de Rajoy.

Pero ‘doctores tiene la Iglesia’ y Casado a su aire y vamos a ver cómo hace su despegue en la cabecera de la lista europea Dolors Monserrat. La que de Europa no sabe gran cosa por no decir absolutamente nada. Cuando lo más lógico y justo hubiera sido que la lista europea del PP la hubiera presidido García Margallo que conoce muy bien el Parlamento de Bruselas y ha sido ministro de Exteriores.

Pero ya sabemos que Casado es como es, muy suyo y de camarillas, y va a acabar echando de menos a Montoro como ya se ve y mucho más que se verá. Y no digamos si por un milagro a Casado le toca gobernar.