Vargas Llosa vuelve a defender España

El premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa ha vuelto a salir -como no hace mucho lo hizo en Cataluña- en la defensa de España. Esta vez con una clara, contundente y verdadera respuesta al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que tuvo la disparatada ocurrencia de exigir al Rey Felipe VI y al Papa Francisco que pidan perdón por lo que llama ‘abusos’ que se cometieron en la conquista de México hace 500 años.

Vargas Llosa ha afirmado en Argentina, delante del Rey Felipe VI, que López Obrador en vez de enviar cartas al Rey de España ‘debió de enviársela a sí mismo y responder porque México, después de 200 años de independencia y de soberanía, todavía tiene a millones de indios marginados, ignorantes, pobres y explotados’.

Todo un justo y merecido varapalo de Vargas Llosa a López Obrador que ya ha inundado las redes sociales de Internet y los medios de comunicación de México, España y América Latina. Una respuesta cabal de una persona admirable y dotada de indiscutible autoridad cultural y moral que esperemos sea escuchada por el Presidente mejicano y si puede respondida, con datos sobre la postrada situación de las comunidades indígenas en México.

En realidad Vargas Llosa ha dicho lo que debía de haber dicho el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, que ha guardado un lamentable silencio sobre la agresión del presidente mejicano a España. Pero Sánchez, que ayer presentó su programa electoral sin hablar de Cataluña y rodeado de banderas españolas, sigue guardando silencio sobre esta cuestión.

Y él sabrá por qué calla y otorga. No vaya a ser que durante su reciente visita, en el mes de enero, a México donde se entrevistó con Lopez Obrador, Sánchez ya fuera informado por el propio presidente sobre sus intenciones de pedir al Rey de España que pidiera perdón por la conquista de México. Y si eso es así y Sánchez lo ocultó entonces estaríamos ante una conflictiva situación.

Por lo demás hay que recordar que en México hay 15 millones de indios de distintas etnias y que en su mayoría viven en situaciones de pobreza y de marginación social. Y que en los 200 años de la independencia mejicana han sufrido persecuciones e incluso duras represiones de las autoridades de los distintos gobiernos mejicanos. Iguales o peores a las que López Obrador imputa a los conquistadores españoles de hace 500 años.

Y esto es lo que Vargas Llosa ha recordado a López Obrador en su empeño de mirar cinco siglos hacia atrás en lugar de mirar a sus pueblos indígenas que los tiene a su lado y a los que tanto debería y tiene que ayudar.