Lobos y generales se acercan a Madrid

Organizaciones ecologistas han detectado varias manadas de lobos cerca de Madrid, al sur de la Sierra de Guadarrama y en las cercanías del ahora tan famoso Valle de los Caídos donde reposa la momia de Franco. La que Pedro Sánchez se quiere llevar a un panteón de El Pardo el día 10 de junio, salvo que el Tribunal Supremo diga lo contrario y suspenda la operación.

Dirán algunos desde Vox que estos lobos han sido enviados por el Cielo a proteger a Franco en un tiempo en el que el partido de Abascal (que tiene cara de Lobo Feroz) está reclutando generales (ya tiene a cinco y a un legionario) para sus listas electorales de los comicios generales del 28-A.

Una moda la de la presencia de generales en la política que innovó Pablo Iglesias con la incorporación de su JEMAD Julio Rodríguez. El que, harto de ir de derrota en derrota y despreciado por Carmena en Madrid, ha decidido dejar la política.

Aunque Iglesias le habrá prometido a su general Rodríguez el ministerio de Defensa si Sánchez renueva el poder con ayuda de los soberanistas y lo que va quedando de Podemos, por culpa de los votantes que regresan al PSOE y los escaños que les van a quitar a Iglesias los generales de Vox.

Y para que no falte de nada Abascal acaba de proponer, en plan Trump, que los españoles puedan tener armas en sus casas para usarlas en caso de una agresión y en ‘legítima defensa’ (sic).

O sea que se está militarizando la campaña electoral por culpa de Sánchez y su empeño en mover al ‘Generalísimo’ dictador de la tumba que guardan los lobos de Guadarrama. Y cuando los concejales socialistas de Guecho votan contra la presencia del Portaaviones Juan Carlos I en su puerto donde esta nave atracará, haciendo un alto en las maniobras militares del Cantábrico.

Y que se preparen en Málaga este año porque allí va a tronar el himno de la Legión al paso del Cristo de Mena que portarán a pulso y brazo en alto los legionarios del tercio de Alejandro Farnesio. Y todo ello en plena campaña electoral y mientras los costaleros, con Antonio Banderas en primera línea, mecen por el Paseo de La Alameda, a las Vírgenes del lugar.

Y ¿quién dijo que España era un país aburrido? España en esto de la vida política es un circo de tres pistas donde la estrella de los payasos (muy lejos por cierto del genial Charlie Rivel) es un catalán que se llama Quim Torra.