Los debates serán decisivos

A medida que nos acercamos al inicio oficial de la campaña electoral crecen los nervios entre los candidatos y se abren negociaciones sobre los debates a celebrar que según la tradición habrá un mano a mano entre el presidente Sánchez y el líder de la oposición Casado en la primera cadena de TVE.

Y también en la misma cadena televisiva se espera un debate entre los líderes de los cuatros partidos nacionales con representación parlamentaria PSOE, PP, Podemos y Cs.

Y luego están los debates que pueden organizar otras televisiones como La Sexta TV que ha invitado a los citados cuatro partidos nacionales que tenían representación parlamentaria y también a Vox. Y algo parecido pretende la cadena Antena 3 TV y ya veremos que hace Telecinco.

Y algo original intentará Jordi Évole. Y ya veremos si asistimos a un debate entre los populistas de izquierda y derecha, Iglesias y Abascal. Y si Sánchez acepta en terreno neutral el mano a mano que le ha pedido Rivera. Como no estaría nada mal un encuentro entre Casado y Rivera que ninguno querrá.

También se esperan debates entre candidatas donde veremos a Carmen Calvo, Cayetana Álvarez de Toledo, Inés Arrimadas e Irene Montero. Y puede que también a Rocío Monasterio, dirigente de Vox.

Naturalmente falta por ver si Sánchez recoge el guante que le ha lanzado Casado en la que sería la revancha del duro debate que celebraron Rajoy y Sánchez en 2015, y en el que Sánchez le dijo a Rajoy: ‘usted no es una persona decente’. Una agresión nunca vista en estos debates desde el inicio de la transición.

Debates en los que la crisis catalana estará en el centro de las discusiones en las que la oposición de Sánchez le preguntará sobre posibles indultos a los golpistas catalanes. Y debates en los que veremos cómo reaparece Pablo Iglesias en plena crisis de su partido Podemos.

Lo que no veremos es un debate entre los líderes soberanistas de Cataluña Junqueras y Puigdemont, uno en prisión y otro fugado, a pesar de que la batalla entre ERC y PDeCAT es determinante en Cataluña y para los posibles pactos de investidura a nivel nacional.

En todo caso los debates son necesarios y pueden ser decisivos sobre todo porque las encuestas anuncian muchos indecisos. Y especialmente en la batalla por el control del centro político entre PP, PSOE y Cs. Y también  en el flanco conservador entre Casado y Abascal. Y desde luego en el ala zurda de la política entre Sánchez e Iglesias, a sabiendas que este último necesita remontar.