Maduro, de momento, no detuvo a Guaidó

Parece que la presión internacional y la seria advertencia de EEUU (que podría bloquear los puertos petrolíferos venezolanos) han impedido, por el momento, la detención del presidente interino Juan Guaidó tras su regreso a Carcas, una vez terminada su gira por Colombia, Argentina, Paraguay, Brasil y Ecuador.

Y ello a pesar de la pública amenaza del gobierno de Maduro que anunció su detención por haber roto el mandato del Tribunal Supremo que le había prohibido a Guaidó abandonar el país.

Pero Guaidó regresó a Caracas sin problemas en el aeropuerto y aclamado por los suyos a los que convocó a una gran manifestación para el sábado en contra del régimen autoritario de Maduro.

Puede que la presión USA e internacional hicieran desistir a Maduro de su pretensión inicial de detener a Guaidó. Y puede también que Maduro tenga algún problema mayor en la cúpula del Ejército venezolano y por ello no ha querido tensar más la situación.

Pero habrá que esperar a las próximas horas y días para comprobar si Maduro retrocede o simplemente espera el momento más propicio para su detención, desafiando a la mayoría de la Comunidad Internacional y a La Casa Blanca.

El lugar donde el airado presidente Trump, tras el fracaso de su reunión en Vietnam con el líder norcoreano Kim Jong-Un, podría estar esperando su oportunidad para poner en marcha algún tipo de intervención en Venezuela.

Como el bloqueo de los puertos petrolíferos, como decíamos al inicio de este artículo, siguiendo el modelo del cerco naval que el presidente Kennedy le impuso a Cuba durante la crisis de los misiles rusos en 1962. Y acciones de este nivel, o de otro calado parecido, carecen de una posible respuesta de Maduro desde Caracas.

Por ello quizás Maduro podría estar reculando aunque, vista su arbitraria y provocadora manera de actuar, todavía nada se debe descartar.