Esperando a Guaidó

El Presidente interino de Venezuela y presidente de la Asamblea Nacional Juan Guaidó está de regreso a Caracas después de ocho días de gira por Colombia, Argentina, Brasil, Paraguay y Ecuador donde ha mantenido diversas reuniones sobre la crisis venezolana y ha recibido el apoyo de los gobiernos de los países que visitó.

Ahora la cuestión en juego es el cómo lo recibirá en su país, Venezuela, el otro presidente, Nicolás Maduro, una vez que Guaidó fue acusado de no obedecer la orden del Tribunal Supremo que le impedía salir del país, motivo este por el que no se descarta que Guaidó sea detenido nada más llegar a Caracas.

La capital donde era esperado en las últimas horas de ayer y donde Guaidó ha convocado nuevas manifestaciones contra el Régimen de Maduro este lunes que en Venezuela es festivo y de carnaval.

De manera que si Maduro manda, a través de ‘su’ Justicia, detener a Guaidó la tensión en Venezuela crecerá y las presiones internacionales contra el Presidente Maduro se reanudarán y ya veremos hasta donde llegan esta vez.

Hasta ahora Guaidó ha derrotado a Maduro en la diplomacia internacional pero perdió la batalla de la ayuda humanitaria con la que pretendió romper las fronteras y provocar la rebelión de una parte del Ejército, lo que por ahora no se ha conseguido y sigue siendo la cuestión esencial en Venezuela.

Y ello a pesar de que Guaidó ha dejado claro que no descarta cualquier opción para derribar a Maduro, lo que supone aludir a una invasión militar como la que él presidente Donald Trump tampoco descarta en sus últimos discursos sobre Venezuela.

Intervención militar que rechazan varios países Europeos como España y que sería imposible de imaginar sin apoyo de un amplio sector del ejército venezolano, lo que en todo caso podría provocar una guerra civil y un baño de sangre entre venezolanos.

Habrá que estar atentos a lo que ocurra en las próximas horas en Caracas que puede ser mucho o que puede que nada. Dependerá de lo que decida Maduro: si quiere mantener su política de resistencia al desafío de Guaidó; o si por el contrario decide contra atacar. Pronto se sabrá.