Casado debe recuperar a Ángel Garrido

Pablo Casado, Presidente del PP y candidato a la Presidencia del Gobierno de España, debería de tomar decisiones sin demora y sin la menor duda cuando estas se refieren al interés general de España e imaginamos que también de su partido. Y si no las toma ahora en asuntos de relevancia, y la candidatura del PP a la Comunidad de Madrid lo es, difícilmente podremos imaginar que Casado pueda llegar a ser un buen presidente del Gobierno.

Decimos todo esto porque las declaraciones de su candidata Isabel Díaz Ayuso sobre la petición de la fiscalía de tres años de cárcel para Cristina Cifuentes por presunta manipulación de su famoso ‘master’ no han podido ser más desafortunadas.

Al comparar Ayuso el caso Cifuentes con el del crimen del pequeño Gabriel, homologando además sin decir verdad las penas solicitadas por los fiscales de uno y otro caso lo que es falso, una vez que en el crimen de Gabriel el fiscal pidió la cadena perpetua.

Semejante disparate que además ha dañado a la propia Cifuentes, por más que la intención de la temeraria declaración de Ayuso fuera la contraria, debe conllevar la dimisión de Ayuso como candidata al primer despacho de la Puerta del Sol en Madrid. Y no solo por este grave error y la ligereza con la que ha actuado sino porque lo ocurrido confirma la sospecha extendida dentro y fuera del PP de que Ayuso no está preparada para un cargo de tan alta responsabilidad.

Y a Casado le toca reconocer esta situación y actuar en consecuencia. Y a Ayuso colaborar en su necesario relevo en favor de Ángel Garrido que es un buen presidente de Madrid (como lo ha demostrado en la huelga salvaje de los taxis), que conoce muy bien su Comunidad y tiene la experiencia que se necesita para gobernar y dirigir la campaña electoral madrileña. Y además hay tiempo suficiente para el relevo.

Además no es la primera vez (ni será la última) que Ayuso desbarra y miedo da imaginar su llegada a la presidencia de Madrid o su participación en los mítines y debates de la campaña electoral. Y seguro que Ayuso tiene otras cualidades que puede desarrollar en otros ámbitos políticos. Pero parece claro que su candidatura actual no es el lugar que merecen ella ni el PP.

De manera que Casado debería actuar, lo que sabemos que no es fácil entre otras cosas porque el error de seleccionar a Ayuso y de marginar a Garrido es suyo y a él le toca rectificar. Si es capaz de corregir sus errores y tomar las decisiones correctas que muchas veces hay que tomar.

Y ya puestos a tomar decisiones si Casado rectifica lo de Ayuso y además logra crear una coalición electoral PP-Vox para no perder votos y escaños, pues eso, para sus intereses electorales y su ambición personal, tampoco estaría nada mal. En fin, allá cada uno y cada cual, pero el pequeño Gabriel mejor que descanse en paz.