Greta Thunberg, la Caperucita Verde

La joven sueca de 16 años Greta Thunberg lidera en Europa una asombrosa y encomiable campaña en defensa del Clima y en contra de las políticas que en la UE permiten altas emisiones de gases tóxicos. Los que perjudican el ambiente y el ecosistema causando daños irreparables en vidas humanas y de animales y destrozos en la naturaleza y las zonas residenciales de la UE.

Greta lidera a miles de estudiantes europeos con huelgas escolares en la defensa del Clima, y lanza duras acusaciones a los gobernantes a los que denuncia por sus escasas medidas correctoras y por no tomar en serio el cambio climático.

El que en los últimos años y meses ha provocado violentas arremetidas en huracanes, tsunamis, riadas, lluvias torrenciales y bruscos cambios de las temperaturas como lo hemos visto en los Polos con el deshielo de muchos glaciares. O en ciudades como Chicago que hace pocas semanas sufrió una ola de frío de hasta 40 grados bajo cero.

La joven Greta ha llevado su campaña al Parlamento Europeo donde ha sido recibida con respeto y admiración y donde esta ‘Caperucita Verde’ criticó con dureza a la Comisión y el Parlamento por el escaso el objetivo de la UE de reducir en un 40 % las emisiones de CO2 de aquí al año 2030.

Dice Greta que para esa fecha el daño climático será incorregible si no se incrementan de manera exponencial las medidas preventivas y puede que tenga mucha razón.

Y llama la atención que en España y en precampaña electoral los grandes partidos nacionales no hayan anunciado todavía importantes programas a la lucha contra el cambio climático. Lo que algunos deberían rectificar vistos los perjuicios y daños que está sufriendo nuestro país, que son enormes y van a mucho más.

La audacia y firmeza de Greta Thunberg es un ejemplo a seguir en España y en toda la UE. Y tiene una lógica explicación que ella describe muy bien cuando nos dice que los niños de ahora serán, en pocos años, los grandes perjudicados del feroz cambio climático que Caperucita Verde denuncia con firmeza, de implacable manera y llena de razón.