Malú y Rivera

Por fin un poco de amor y de música en la tensa y agria política que ahora salta al Ruedo Ibérico de las elecciones generales del 28-A, la hora de la verdad. Porque asegura la revista Semana que la cantante Malú y el líder de Cs Albert Rivera se quieren y se ven asiduamente con discreción.

Y la noticia ha estallado en toda España y ya inunda las redes sociales de Internet camino de los platós rosados de la televisión donde la artista, muy querida y admirada, siempre suele tener una buena acogida y un indiscutible tirón.

Si se confirma el noviazgo de Malú, la dulce María Lucía, con Albert Rivera la artista, a su pesar, entrará en la campaña electoral como ha entrado el libro de Pedro Sánchez y su colchón en Moncloa, que presume que cambio con primera medida presidencial, suponemos que para ampliar su tamaño y en las noches de insomnio y de soledad del poder dar sitio a un ‘relator’ como el llamado Torra.

Y ha llamado la atención que Sánchez llamara ‘chaquetero’ a Rivera en el Congreso cuando él, ‘El Dandy’ sí que tiene una gran colección de trajes y chaquetas de sport en su vestidor.

Malú es la sonrisa y La Voz en muchos programas de Antena 3 TV y Rivera es un joven, audaz y ya experimentado político que aspira a convertirse en el Presidente del Gobierno de España. Y ya veremos si en el nuevo inquilino del Palacio de La Moncloa donde acabaría viviendo Malú si el aparente flechazo se convierte en una estable relación de la madrileña con el catalán.

Al amor recurren los políticos en campaña electoral como lo hizo Errejón poniendo corazones en su campaña de 2016, el propio Rivera en los comicios catalanes de 2017 y, ahora, Sánchez en la vigente campaña del PSOE, con el eslogan plagiado de ‘la España que queremos’ y un corazón ‘ad hoc’.

Y amor paternal a chorros en el ya largo permiso de paternidad de Pablo Iglesias en su chalé, donde sigue refugiado, mientras Podemos se hunde lentamente en los sondeos pre electorales y donde según algunos expertos compite directamente con Vox (la otra Voz de la derecha) y en franca pelea por el cuarto lugar en el mapa electoral español.

Dicen las coplas y las luengas de doble filo que Malú y Rivera se quieren y están enamorados. Pues si es así nos parece muy bien.