Podemos bloque la renovación del Pacto de Toledo

La agonía política en la que se desangra Podemos empieza a ser todavía más grave de lo que parece tras la espantada paternal de Pablo Iglesias, mientras en partido morado se rompe en Madrid y casi en toda España, y mientras su marca, ocultada y hundida en Andalucía, se cae en todas las encuestas electorales y le anuncia a Podemos un portentoso y un sonoro fracaso en las elecciones del próximo 28 de Abril.

Pero está claro que a Iglesias todo esto le resbala y quiere ‘morir matando’ como pretende hacer en Madrid con Errejón. Y ahora acaba de dinamitar el consenso del Pacto de Toledo, sobre las pensiones con unas exigencias de máximos que rompen la negociación e impiden que la renovación del pacto vea la luz en el escaso tiempo que le queda a la legislatura.

Tal es el malestar creado por Podemos en esta negociación que hasta sus socios valencianos de Compromís han denunciado el comportamiento de la formación morada. Luego vendrá Montero y dirá que ellos querían mucho más para los pensionistas, a los que dejan con menos y bajo la amenaza de inestabilidad de las pensiones.

Y si en España resulta imposible el consenso en algo tan fundamental como son las pensiones, pues imaginemos lo que nos espera en próximos meses ante el riesgo de un resultado electoral muy fragmentado que hará difíciles o casi imposibles los pactos de gobernabilidad.

Además jugar a estrategias de electoralismo político y demagógico con los pensionistas es una irresponsabilidad y una infamia. Máxime cuando, como hacen Iglesias y Podemos, se afirma que todo ello es en el nombre e interés de la izquierda. Lo que constituye una burda impostura y una falsedad.

A pesar de los pesares los negociadores del Pacto de Toledo deberían de hacer un último esfuerzo. Y en su caso lograr un pacto mayoritario sin los votos de Podemos, que quedara en evidencia y que, si siguen así, a partir del 28-A su presencia política quedará por los suelos y puede que, como poco, reducida a la mitad de su representación actual.